Smart Bra: ¿puede esta prenda detectar realmente el cáncer de mama?

El Smart Bra consta de 16 sensores de temperatura que detectan cambios térmicos en los tejidos profundos de los pechos durante un "escaneado" de 12 horas.

 

Imagen

La doctora Esther Samper, quien escribe una columna para elpais.com, se detiene a analizar los beneficios y desventajas del Smart Bra, un sostén que, según prometen sus creadores, ayudaría a detectar precozmente el cáncer de mama.

La profesional escribe en su columna: "El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en mujeres, una de cada ocho lo padecerá en algún momento de su vida. Por suerte, el diagnóstico precoz y las mejoras de los tratamientos han conseguido que la supervivencia por esta enfermedad se eleve a más del 85%. Las mamografías han resultado clave en este logro, pero distan de ser el método perfecto para el screening del cáncer de mama. Entre sus mayores desventajas se encuentra la emisión de radiación, la reducida fiabilidad al aplicarlo a pechos de mujeres jóvenes (por debajo de 40 años) y, sobre todo, la notable presencia de falsos positivos (detección de tumores que, en realidad, resultan no ser tales) y cuya probabilidad de que aparezcan va aumentando conforme más mamografías se realizan. Estos falsos positivos no sólo provocan ansiedad y angustia injustificadas a las mujeres, sino que también obligan a la realización de biopsias y otros procedimientos médicos que serían innecesarios.

"Ante este panorama, la posibilidad de encontrar un método de detección que supere a las mamografías en fiabilidad (reduciendo el porcentaje de falsos positivos) resulta muy atractivo. Por eso, cuando la empresa First Warning Systems anunció hace unos meses que en tres ensayos clínicos con 650 mujeres su sujetador detector de cáncer de mama había superado a las mamografías, el entusiasmo mediático se desató (y el dinero de los inversores fluyó con alegría hacia la empresa). Según informaban, este sujetador mostraba un 90% de sensibilidad y especificidad (y por tanto, menor probabilidad de falsos positivos que las mamografías) y que era capaz de detectar el cáncer de mama años antes que las técnicas actuales. Entre los ambiciosos planes de futuro de First Warning Systems, anunciaban la comercialización en Europa en 2013 y en Estados Unidos en 2014 tras las oportunas aprobaciones de las agencias responsables.

"Sin duda, parecían muy buenas noticias, pero no es oro todo lo que reluce cuando se profundiza más sobre las características del sujetador y lo que le rodea. El Smart Bra consta de 16 sensores de temperatura que detectan cambios térmicos en los tejidos profundos de los pechos durante un 'escaneado' de 12 horas. Las células cancerosas se caracterizan por tener un metabolismo más activo que las células normales y estimulan el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos lo que, en conjunto, produce una elevación de temperatura en esa zona. Por eso, teóricamente, es posible distinguir una zona de tejido sano comparado con una zona de tejido canceroso por las diferencias de temperatura (la temperatura de la zona del tumor se iría incrementando) y este es el sistema en el que se basa el sujetador. Establece rangos de sospechas de cáncer a través de un algoritmo de detección térmica basado en casos estudiados y confirmados de cáncer de mama.

"Sin embargo, este sistema de detección, la termografía, ha sido investigado durante décadas y nunca ha llegado a validarse clínicamente como detección temprana del cáncer (el paso necesario previo para recomendar su uso médico). Aunque la teoría indique una cosa, la realidad es que, hasta ahora, ningún dispositivo de termografía ha sido capaz de diferenciar con fiablidad tumores malignos de benignos (posiblemente porque la diferencia de temperatura entre ambos sea bastante pequeña). Y sí, eso incluye al Smart Bra. Porque aunque pueda ser cierto que han realizado tres ensayos clínicos sobre 650 mujeres, lo cierto es que estos ensayos no son públicos y no han sido sometidos al escrutinio científico convencional que requiere cualquier ensayo clínico para publicarse en una revista científica.

Sigue > >