Los peligros que puedes encontrar en tus vacaciones: Mira cómo evitarlos

Durante el verano los niños están más expuestos a ciertos accidentes, sobre todo a aquellos relacionados con el baño en las piscinas, lagos o mar. Sólo basta un par de minutos sin la supervisión de un adulto y apenas 5 centímetros de agua para que podamos transformar las vacaciones en un verdadero desastre.

 

 

Imagen
Imagen: Getty

Juegos al aire libre, deportes acuáticos, baños en piscinas o mar, además de largos periodos bajo el sol pueden ocasionar lesiones en los niños durante las vacaciones. Cada año cerca de 100 pequeños pierden la vida jugando en el agua y muchos otros han quedado con severos daños neurológicos, los que se han vuelto irreparables.

Lamentablemente, las graves consecuencias se explican porque en la gran mayoría de los casos las personas no saben qué hacer frente a este tipo de accidentes, en los que prevenir, reaccionar a tiempo y aplicar técnicas de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) son fundamentales. Se trata de un conjunto de maniobras destinadas a asegurar la oxigenación de los órganos cuando la circulación de la sangre de una persona se detiene. La atención dentro de los primeros cinco minutos luego de haber sufrido el accidente es vital, ya que permite salvar una vida o disminuir algún daño neurológico.

En relación a los juegos acuáticos, el pediatra de Clínica Ciudad del Mar y jefe de la Unidad de Emergencia Infantil del Hospital Dr.Gustavo Fricke, Dr. Claudio Cisterna afirma que "debemos ser cautos en prevenir accidentes. Los padres deben acompañar en todo momento a los niños, jamás deben dejarlos solos". Respecto a enseñar a nadar a los niños, el especialista explica que los más pequeños en general sólo tienen la capacidad motora para aprender a nadar desde los 4 años en adelante, por lo que cualquier curso de natación antes de esa edad debiera ser más bien de familiarización con el ambiente acuático.

 

En caso de los deportes más osados, el especialista recomienda "utilizar medidas de seguridad como cascos y rodilleras y recalca la importancia de practicar estos deportes en lugares seguros".

Por otra parte, en el verano las temperaturas aumentan y una exposición inadecuada podría causar insolación o quemaduras más leves. En este contexto, el especialista recomienda utilizar protección solar de factor sobre 25 y no exponer a niños menores de un año al sol.

Frente a cualquier emergencia los padres deben estar preparados y acudir rápidamente a un centro de emergencia. El Dr. Claudio Cisterna sostiene que es de vital importancia el tener ciertos conocimientos en técnicas de reanimación básica, tener a mano los números de servicios de rescate y un botiquín de primeros auxilios, que contenga vendajes, antisépticos, analgésicos.