Que tu placer dure: claves para aprovechar la energía y calmar las urgencias de la pasión

Cuánto más tiempo y atención se dediquen a los juegos eróticos preliminares y se viva la situación con los cinco sentidos, más intenso será el placer.

 

Imagen foto_0000002220130107173557.jpg
Imagen: Getty

 

El placer sensual gana en cantidad y calidad, cuando se nutre con los ingredientes adecuados, se lo sazona bien y se lo cuece a fuego lento. En la cama, las prisas, el nerviosismo y la improvisación suelen ser enemigas del disfrute.

 

El empeño por alcanzar el clímax cuanto antes y a toda costa, puede hacer que se desaproveche el goce previo. En cambio, cuanto más tiempo y atención se dediquen a los juegos eróticos preliminares y se viva la situación con los cinco sentidos, más intenso será el placer.

 

"En materia sexual, la regla de oro es 'cuanto más pausado y lento sea el precalentamiento, más intenso y explosivo será el ardor"", señala la psicóloga María Hidalgo, experta en terapias de pareja.

 

Algunos de los principales saboteadores del placer sexual son el proponerse el orgasmo como único objetivo, obsesionarse con retrasar el clímax o repetirlo, y la precipitación o la aproximación directa, o lo que se llama vulgarmente "ir al grano".

 

También conspiran contra el disfrute compartido la falta de imaginación, naturalidad, higiene o sensibilidad, el exceso de inhibiciones, la torpeza y la rutina, así como pensar sólo en las propias necesidades, dejando de lado las de la pareja o plantear exigencias que la otra persona no desea satisfacer.

 

Además de descartar las conductas y actitudes enemigas del goce, Hidalgo recomienda una serie de tácticas para que el placer se prolongue e intensifique al máximo:.

 

• Habla de tus deseos.
Expresa los juegos eróticos que te gustan sin tapujos ni temores, ya que en una pareja compenetrada en el terreno sexual debe existir una mutua aceptación. La mayoría de los hombres disfrutan complaciendo a sus compañeras sexuales y les gusta saber cómo satisfacerlas. Pero "cada mujer es un mundo": lo que "las vuelve locas" a algunas, produce rechazo en otras, añade la experta. Por ello es importante que cada uno conozca las preferencias del otro.

 

• Pon tiempo y atención.
Para disfrutar de una sesión prolongada de disfrute entre dos personas conviene estar descansado, tener bastante tiempo por delante y seguir la premisa de "disfruto dándote placer", en lugar de procurar encender una pasión desbordante y buscar el clímax automático. La idea de que ambos miembros de la pareja deben disfrutar al mismo tiempo y alcanzar el orgasmo simultáneo, está cayendo en desuso. Cada persona tiene su propio ritmo, y para llegar a la cima del placer hay que conocerlo y respetarlo.

 

• Llena tus pulmones de erotismo.
Aprender a respirar adecuadamente, sin prisas ni sobresaltos, mientras mantienes relaciones sexuales. Es una de las llaves para relajarse, alejar la ansiedad por el resultado y aumentar las sensaciones placenteras. Una respiración profunda, lenta y acompasada, que se realice con disfrute y siendo consciente de cómo el aire llena y vacía los pulmones, no sólo aumenta la sensación de calma –y el en hombre reduce la urgencia eyaculatoria-, sino que además, hace que el cuerpo se vuelva más sensitivo, al estimular la circulación de la sangre y la percepción de los terminales nerviosos.

 

• Posturas, detenciones, lentitud.
Cualquiera que sea la postura sexual que adopte la pareja sus movimientos han de ser muy lentos y voluptuosos. Este ritmo es esencial para prolongar la sensación placentera y reforzar la intimidad.

 

Fuente: EFE