Crees que el 2013 no será bueno: te decimos cómo hacerle frente y sacarle provecho

Dirigir nuestra mirada hacia los aspectos positivos, inspirarnos en las historias humanas de superación, conectarnos con nuestra parte más profunda, sabia y luminosa, son algunas claves para recibir 2013 con el corazón y los brazos abiertos.

Imagen
Imagen: Getty

 

Comienza el nuevo año y lo único que ha llegado a su fin ha sido el 2012 y no la civilización, como habían vaticinado algunas interpretaciones apocalípticas sobre uno de los calendarios mayas, que el pasado 21 de diciembre marcó el final del 13 B'aktun, un ciclo de vida de 5,200 años.

 

Dejando de lado las preocupaciones, incertidumbre y temores ante el hipotético fin del mundo para los más afectos a los misterios y el ocultismo, y ante la persistente crisis económica y laboral que embarga a muchos países, para los más realistas y prácticos, llega la hora de encarar el nuevo ciclo anual con renovados ánimo y energía.

 

¿Cuál es el 'gran propósito' más realista y positivo que puede plantearse una persona, para sentirse mejor en 2013? Para el equipo de psicólogos de la Asociación Mentes Abiertas, AMA, (www.mentesabiertas.org), consiste en "conseguir ser feliz, pese a la incertidumbre y a la desorientación actuales".

 

Para alcanzarlo, según la asociación presidida por el psicólogo clínico, José Álvarez Gómez, "es necesario descomponer dicho propósito en objetivos que sean más pequeños, alcanzables y manejables".

Para ello puede ser de ayuda realizar una "rueda de la vida", es decir "analizar distintas áreas de nuestra vida, entre ellas, salud, ambiente físico, relaciones, carrera profesional, desarrollo personal, amor, dinero o diversión, y evaluar nuestro grado de satisfacción en cada una de ellas", explican desde AMA.

 

El siguiente paso para encarar el 2013 "en positivo" según Mentes Abiertas, consiste en considerar, "qué cambios podemos iniciar, determinando siempre cuáles pueden producirse a corto, a medio y a largo plazo, y en qué medida esos cambios dependen de nosotros mismos o de agentes externos".

 

"Hay que tener en cuenta que los cambios de hábitos pueden producirse en períodos relativamente cortos, pero los cambios de actitudes o formas de ser requieren más tiempo" añaden estos psicólogos.

 

"Un organismo saludable es aquel que es flexible y posee integración entre sus partes, lo que le permite adaptarse a los cambios y a las situaciones que va afrontando, por lo que el propósito más realista iría encaminado a estar más a gusto con uno mismo, y hacer todo lo que está en nuestra mano y es nuestra responsabilidad para que el 2013 sea un año mejor", indican.

 

INSPIRARSE PARA SUPERARSE.

En opinión de los expertos de AMA, los ejemplos de superación personal o social, como la entereza de los japoneses tras el tsunami o la religiosidad de los indios tras las catástrofes, pueden servirnos de inspiración para sentirnos más fuertes y animados en los momentos de adversidad o crisis.

 

Sigue en página 2…