Hombres Peter Pan y mujeres que no quieren ser Wendys: descubre si es tu realidad

El hombre Peter Pan no ha escogido serlo y se trata de una característica psicológica, lejos de ser un rasgo de la personalidad, es un defecto que se forma en la infancia, lo que lo hace "fácilmente" corregible.

Imagen
Imagen: EFE

Las parejas han dejado de funcionar. Un panorama de mujeres que pisan el acelerador y tratan de realizarse en el trabajo, la familia, el sexo y el amor se dan de bruces contra un mundo de hombres con el síndrome "Peter Pan" que no saben comprometerse. ¿Cómo hacerlos salir del País de Nunca Jamás?

El psicólogo Antoni Bolinches es autor del libro "Peter Pan puede crecer", una obra que pretende ayudar a aquellos hombres inmaduros que han tenido una carencia afectiva durante su infancia y sufren, por ello, miedo al compromiso -los denominados en psicología "hombres Peter Pan"-, y dar esperanzas a las mujeres que los sufren.

"El hombre Peter Pan no ha escogido serlo", explica Bolinches en su obra destacando que esta característica psicológica, lejos de ser un rasgo de la personalidad, es un defecto que se forma en la infancia, lo que lo hace "fácilmente" corregible.

 

¿De dónde vienen los hombres Peter Pan?
Una característica es común a todos los hombres Peter Pan: han tenido una carencia afectiva en su infancia. Es esa falta de amor la que los hace sentir que ellos no son "queribles", por lo que escapan del compromiso temiendo que, al final, su pareja también les haga daño.

 

Y esa falta de amor puede venir de muchas situaciones, aunque tantos años tratando a hombres Peter Pan han llevado a Bolinches a definir los cuatro perfiles infantiles más susceptibles de quedarse en el País de Nunca Jamás: el príncipe destronado, el príncipe vagabundo, el patito feo y el niño invisible.

 

El príncipe destronado no es más que ese hermano mayor que pierde la corona cuando un nuevo bebé llega al hogar. El mayor riesgo se produce cuando este príncipe ha ejercido de rey de la casa entre dos y cinco años, porque cuando ya ha cumplido seis, será más fácil hacerle entender la llegada de un hermano y positivar su condición de ser el mayor.

Sigue en página 2…