¿Sabes qué es el petting? Conócelo y redescubre el placer más intenso

Es una práctica que quizás viviste en la adolescencia, y que muchas parejas hoy lo realizan como ritual, para explorarse y sentir un placer distinto y quizás muchos más profundo. Te damos las claves.

 

Imagen foto_0000002220121129211312.jpg
Imagen: Getty

 

Tener sexo sin penetración parece contradictorio, pero lo cierto es que hoy muchas parejas están volviendo al origen y redescubriendo el placer con una conocida práctica, llamada Petting. Derivado del inglés "to pet" (acariciar, mimar, besuquear), el petting propone sesiones largas y súper hot de sexo encendido donde la excitación se logra con besos, caricias, roces en todo el cuerpo y la masturbación mutua. Y ese es el límite, hasta ahí.

Como señala el portal www.entremujeres.com , lo que para muchos puede ser solo parte de una corta previa, algunas parejas han optado por alargarlo y buscar nuevos lugares donde explorar para vivir nuevas sensaciones.

Y tu ya conoces a tu pareja y sabes de memoria lo que le gusta, lo que lo excita, cuáles son sus debilidades y cuáles sus límites. Y él también sabe todo de ti. Si a veces sientes que la rutina sexual te aburre, que se repite lo mismo en cada uno de tus encuentros, entonces anímate y prueba.

El petting no se aprende, el petting se hace, se practica y se elige de a dos. No hay una técnica ni un manual que lo explique sino que es un verdadero juego, es la propuesta ideal para que le pongas el toque diferente a tu vida íntima, puedan conocerse más a fondo, se redescubran y reaviven el placer.

 

La fórmula
Primero, es fundamental que los dos estén convencidos y tengan ganas. Entonces, sí, (nunca mejor dicho) ¡manos a la obra! Una buena manera es empezar hablando sobre lo que te gustaría hacer y que te hagan, cuéntense que los excita y qué zonas son las más sensibles. A partir de ahí, lo que la imaginación permita, todo vale. Puede haber besos, mimos, masajes, sexo oral, masturbaciones.

Pueden armar una escena romántica, usar disfraces, asumir roles y personajes e, incluso, incluir elementos, cremas, geles, plumas, algo frío o algo tibio, lo que quieran y les guste. Lo importante es que se exploren juntos, que gocen de a dos y que lleguen al punto máximo, a ese que los hace explotar de placer sin haber pasado el único límite que impone el petting: la penetración.

Concentrarse en todo el abanico de posibilidades sensuales puede resultar muy erótico, tómense el tiempo suficiente, dedíquense a probarse y a hacerlo en serio. Vas a ver cómo, en pareja, esto te va a ayudar a mejorar la comunicación, a expresar tus sentimientos, a promover la ternura y el cariño y a redescubrir toda la pasión que existe y, a veces, los esquiva.