¿Tu cama está en el lugar correcto? Recupera la felicidad y armonía cambiando su ubicación

Según la geomancia china, que aplica los principios de la acupuntura oriental a las casas y los edificios, numerosos trastornos psicoemocionales, desde la ansiedad, la depresión y el estrés hasta la irritabilidad y el nerviosismo, se deben a la influencia energética que ejerce del lugar donde vivimos o trabajamos, sobre nuestro cuerpo, mente y emociones.

 

Imagen foto_0000002220121127170919.jpg
Imagen: Getty

 

Las cosas comenzaron a ir mal desde que Elena se trasladó a su nuevo apartamento. De ser una joven sana y alegre, pasó a ser una persona propensa a enfermar y a sentirse apática. Su energía y determinación naturales para seguir con su carrera universitaria comenzaron a desvanecerse. Curiosamente, su ánimo y salud empeoraban siempre que debía permanecer mucho tiempo en su casa. Gracias a un experto en terapias orientales, Elena descubrió que lo que deterioraba su vitalidad, armonía, optimismo y bienestar era su propia vivienda.

 

Después de cambiar el color de las paredes, la disposición de los muebles y la televisión en la sala, separar la nevera del calentador en la cocina, y alejar su cama de la viga que atraviesa su dormitorio, sintió un gran alivio y volvió a ser ella misma.

 

Ladrillos en armonía con la tierra
Sucede que de la armonía de una vivienda, su interior y su entorno con las fuerzas naturales, dependen de la convivencia matrimonial, la vitalidad o el estado de ánimo de una persona o grupo humano y de su situación económica; por ello "es importante diseñarla, decorarla, amueblarla, elegirla o armonizarla de modo que circulen por ella las energías de los elementos, lo que nos permite mantenernos sanos, prósperos y felices. Eso defienden los seguidores de la milenaria geomancia china o geobiología oriental, también conocida como "Feng shui" (viento y agua), una técnica terapéutica según la cual el lugar donde vivimos y trabajamos, así como la forma en que se distribuyen y decoran las habitaciones influyen en nuestra existencia.

 

Según los especialistas en geomancia, al igual que el cuerpo y la mente sufren trastornos y enfermedades, debido a los bloqueos que se producen en los canales o meridianos por donde circulan las energías naturales del organismo, los edificios y las casas pueden sufrir obstrucciones en las fuerzas telúricas que circulan por ellas, ocasionando desórdenes a sus moradores. "Para armonizar las energías que fluyen a través de la tierra y del cuerpo humano, hay que aplicar una serie de principios sobre la orientación, entorno y diseño de las casas, y relativos a la posición de los muebles y objetos que están dentro de ellas", explica el arquitecto Manuel Juan Reboredo Carbó, experto en geobiología oriental, afincado en Barcelona.

 

Cuidado con las viviendas tóxicas
¿Cuáles son los signos de una casa tóxica? Según el experto, cuando una persona siente un continuo malestar o falta de energía, cuando no puede concentrarse, cuando su ánimo flaquea o suele estar de mal humor, o si está siempre tensa e inquieta, duerme mal y se irrita a menudo, es muy probable que deba cambiar los colores, formas, muebles, luces y objetos de su casa para armonizarlos con las fuerzas naturales y recuperar el bienestar.

 

Sigue en página 2….