Conoce las fantasías sexuales de ellas, de ellos y cuándo las tienen

Irse a la cama con una persona del mismo sexo o con varios amantes al mismo tiempo. Tener una aventura con un desconocido o desconocida. Mantener un encuentro amoroso salvaje o que dure varios días. Hacer el amor en un lugar prohibido o con alto riesgo de que alguien lo descubra... ¿Cuál es la tuya?

 

 

Imagen foto_0000002220121126213107.jpg
Imagen: Getty 

A pesar de lo que se puede suponer, no existen diferencias significativas entre las fantasías sexuales masculinas y femeninas experimentadas habitualmente. Los psicólogos indican que tener experiencias imaginativas de este tipo son un importante indicador de salud sexual.

Irse a la cama con una persona del mismo sexo o con varios amantes al mismo tiempo. Tener una aventura con un desconocido o desconocida. Mantener un encuentro amoroso salvaje o que dure varios días. Hacer el amor en un lugar prohibido o con alto riesgo de que alguien lo descubra… .

Son algunos ejemplos de las fantasías sexuales más frecuentes, esas deliciosas jugarretas de la imaginación, que todos albergamos en un rincón secreto de la mente y que, de acuerdo a los sexólogos, son normales e incluso necesarias dentro de una vida sexual sana, ya que funcionan como estimulantes del erotismo.

Aunque a veces algunas de estas ilusiones pueden hacerse realidad, no resultan tan placenteras como cuando forman parte de nuestros sueños y deseos más íntimos.

A pesar de lo que se puede suponer, no existen diferencias significativas entre las fantasías sexuales masculinas y femeninas experimentadas habitualmente, ya que ambos sexos fantasean con aspectos íntimos o románticos que involucran a la pareja o persona amada, según un nuevo estudio realizado en la Universidad de Granada (UGR), en España.

 

Eso sí, según la UGR, los hombres tienen más fantasías sexuales, tanto positivas como negativas, que las mujeres, lo que según los investigadores granadinos confirmaría la vieja creencia popular de "ellos piensan más en el sexo que ellas".

 

Para su investigación, los expertos de la UGR han encuestado a 2,250 personas (49.6 por ciento hombres y 50.4 por ciento mujeres) de 18 a 73 años de edad, que mantienen una relación de pareja heterosexual de, al menos, 6 meses de duración.

 

Los resultados indican que casi el 100 por ciento de mujeres y hombres ha experimentado alguna fantasía sexual de modo placentero y agradable durante su vida, y alrededor del 80 por ciento de los participantes en el estudio tuvieron, al menos, una fantasía sexual negativa o desagradable en algún momento.

 

Pero -según la UGR- existen diferencias cuando se compara la frecuencia con que se tienen determinadas fantasías en ambos sexos, ya que "las mujeres experimentan de modo agradable, con mayor frecuencia que los hombres, fantasías de tipo íntimo y romántico, algunas veces al mes".

 

Por su parte, los varones piensan más a menudo que ellas (desde "alguna vez en la vida" a "alguna vez al año") en actividades exploratorias, relacionadas con sexo en grupo o la búsqueda de nuevas sensaciones, como "ser promiscuo", "intercambiar parejas" o "participar en una orgía".

 

Las fantasías sexuales experimentadas de un modo más desagradable o no placentero se relacionan con temas de sumisión sexual: ellas piensan, de modo más frecuente que los hombres, en "ser presionada a mantener relaciones sexuales", mientras que ellos piensan en participar en actividades homosexuales con una connotación negativa de modo más frecuente que las mujeres, según la investigación.