Amigos sexuales, una riesgosa tendencia en aumento: ¿cuál es el límite?

Cada vez son más las personas que buscan una “amistad sexual”, pues no quieren atarse en un compromiso, pero tampoco caer en la promiscuidad. El punto es hasta dónde llegar

 

Imagen foto_0000002320121121093934.jpg

Hay personas que, simplemente, no quieren tener una relación de pareja. No desean compromisos. Sin embargo, tampoco quieren caer en la promiscuidad de andar un día con alguien y después con otra persona. Por eso, deciden tener una "amistad sexual" con quien compartir la intimidad de vez en cuando, pero sin involucrarse sentimentalmente.

Se trata de una tendencia real y que va en aumento. Pero, ¿todos podemos ser "amigos sexuales"? No. Uno de los grandes riesgos que se corren es que uno puede terminar enamorándose sin que ese sentimiento sea correspondido.

En el sitio vanguardia.com, el sexólogo Agustín Herrera de Arcos responde una serie de preguntas respecto a esta particular tendencia de jugar con fuego:

¿Qué tanto funciona un amigo sexual?

Existe el amigo sexual, sobre todo en parejas que han tenido dificultad en la armonía del pensar y el sentir erótico. Cuando no hay satisfacción en la intimidad con la pareja, algunos buscan ese tipo de amigos sexuales fuera. Esto hace que en muchas ocasiones se busque garantizar lo que todo ser humano tiene, y es ese erotismo en lo placentero, en lo agradable. Hay quienes encuentran también un amigo sexual para sentirse vivos. También está el caso de las personas que no quieren tener compromisos, por cuestiones de trabajo, por cuestiones de sentires personales y prefieren el amigo sexual. Todo pueden empezar como un juego, hay quienes son claros al comienzo, pero es probable que uno de los dos se enamore.

¿Hasta dónde involucrar los sentimientos?

Tendría que establecerse un amigo sexual en un tiempo prudencial, porque en la medida que se da satisfacción y placer se hace mucho más íntimo el contexto y esa relación de "amigo" puede adentrarse más a los sentimientos. Uno observa muy frecuentemente que lo que empezó hace tres años como una experiencia de amigo sexual, después de ese tiempo va más allá y puede envolverse en algo mucho más fuerte.

¿Se deben establecer acuerdos desde el comienzo?

Lo que al comienzo es netamente un placer puede terminar en sentimientos de agrado, no necesariamente de un amor, pero sí de un gusto muy fuerte. Ese gusto puede ir aumentando. Establecer una línea no es fácil realmente. Una cosa dice el pensamiento y otra el sentir. La persona puede decir que no se involucrará más allá, pero no es posible controlarlo. Es jugar y con fuego muy caliente.

Sigue > >