Nos vamos poniendo viejos: conoce la región con la menor tasa de fecundidad de todo el país

Las estadísticas muestran que en esta ciudad se tienen 1,8 hijos por mujer y es también la que tiene la mayor cantidad de adultos mayores.

Imagen
Imagen: Getty

Uniones conyugales más tardías, mayor edad en que las mujeres se exponen al embarazo, incorporación de la mujer al mundo laboral, incremento de la obesidad y consumo de tabaco son algunas de las causas que podrían incidir en las bajas tasas de fecundidad que presenta la región.

 

Según el Informe anual de estadísticas Vitales del INE correspondiente al año 2010, la Región de Valparaíso tiene la menor tasa de fecundidad de todo el país: 1.8% hijos por mujer. Muchos son los factores que han influido en esta tendencia. Según el ginecólogo es de Clínica Ciudad del Mar, Dr. Aníbal Scarella Chamy esta tendencia se produce porque las mujeres hoy en día tienen mayores expectativas laborales y por lo tanto, mayor acceso a la diversidad de métodos anticonceptivos, lo cual facilita a la planificación de su desendencia.

 

El especialista agrega que "desde los años 60 se ha observado una progresiva caída de la natalidad, pasando de 5,4 hijos promedio, para alcanzar en el 2004 a un promedio de 1,9 hijos".

 

Otro gran problema es que la Región de Valparaíso cuenta con más adultos mayores que otras regiones. La Dra. Paula Gajardo, neonatóloga de Clínica Ciudad del Mar explica que producto de la estructura poblacional envejecida, hay comparativamente más adultos, y por lo tanto, menos población femenina en edad fértil".

 

La Dra Verónica Chamy, ginecóloga de Clínica Ciudad del Mar explica que la edad óptima de fertilidad es entre los 21 y 31 años, siendo un factor determinante tanto para embarazos espontáneos como asociado a tratamientos de reproducción asistid. Una mujer de 35 años tiene sólo la mitad de probabilidades de tener un niño sano en relación a una mujer de 25 años.

 

De ahí que –según Dr. Aníbal Scarella Chamy- Chile se encuentra frente a un grave problema, con tasas de natalidad insuficientes, lo que hace necesario que se enfrente como una meta de salud pública.