¿Preparada para el sol? Cómo verse doradas sin riesgo

Nos gusta tener algo de color en el cuerpo, un bronceado reflejo de una vida sana, al aire libre, en sintonía con el sol, pero protegidas. Comenzó la temporada del año en que nos vemos en esta encrucijada belleza-salud, ¿qué hacer? Estas son las recomendaciones básicas y vitales; el próximo número te contaremos más sobre autobronceantes y protección solar dermocosmética.

Imagen

Al igual que en veranos anteriores, todo indica que éste será potente, con muchos grados Celsius y altos índices de radiación UV, por lo que debemos preparar nuestra piel para que no sufra, pero sí tome un saludable tono dorado (además de los beneficios de tomar sol, que entre otras cosas favorece a los huesos, por ejemplo).

Aunque ahora hay más conciencia, todavía hay quienes consideran un despropósito la aplicación diaria de factor solar. Gran y grave error. El protector solar debemos usarlo no sólo en la playa, sino debe ser un hábito aplicarlo todos los días, junto con tu crema habitual y el desodorante. La doctora Irene Araya, dermatóloga de Clínica Santa María, explica que "de acuerdo a la recomendación entregada por las instituciones científicas internacionales (como la Academia de Dermatología de Estados Unidos y la Fundación del Cáncer de Piel, entre otras) y las nacionales (como la Sociedad Chilena de Dermatología), se recomienda el uso de un protector solar de SPF 30 o más".

Tal cual. Y no hablamos de cualquier protector. "Al adquirir un protector solar debemos fijarnos, además del factor de protección solar que entrega, que tenga aprobación del ISP (Instituto de Salud Pública), que proteja tanto de radiaciones solares UVB como UVA, y que sea resistente al agua, sobre todo si lo vamos a utilizar para protegernos en playas y piscinas. Si la persona sufre de alguna enfermedad de la piel, es mejor solicitar consejo al dermatólogo en relación al producto específico que requiere".

Si queremos lucir un dorado fascinante, la pregunta que surge es ¿hay alguna manera de broncearse de manera segura y saludable? ¿O siempre es mejor no exponerse prolongadamente al sol? "El bronceado es considerado dermatológicamente una forma de defensa de nuestra piel ante una agresión térmica. No existe el 'bronceado seguro', y no se recomienda bajo ningún punto de vista la exposición solar no protegida en forma directa al sol o a través de cabinas de bronceado, con fines de tipo estético", enfatiza la doctora Araya.

Cuidado con el sol
"Con sólo 10 minutos tumbada al mediodía puedes tener una quemadura solar intensa", advierte la doctora Marcela Concha, dermatóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Chile. Aquí tienes algunos buenos consejos para lograr un tono adecuado, sin correr peligro:

Sigue en página 2…