Tu pasado y experiencia sexual: ¿hasta dónde contarle a tu actual pareja?

Se supone que tenemos un promedio de 7 parejas sexuales a lo largo de la vida. Unos más, otros menos. Y más allá de cualquier juicio moral al respecto, ¿vale la pena publicarlo? Puntualmente: ¿están los hombres preparados para escuchar que nosotras podemos tener un historial tan abultado como el de ellos? ¿Tiene sentido hablar del pasado sexual?

 

Imagen foto_0000002420121107120116.jpg

Por Carla Ingus Marín.

En estricto rigor, como diría Pamela Jiles, si fuera por virginidad muy pocas de nuestras congéneres podrían casarse de blanco. Teniendo en cuenta eso, pongámonos en el siguiente escenario: has tenido varias parejas sexuales, entre ocasionales, estables, algunas dignas de olvidar…, y otras que quisieras por siempre recordar. Como sea, estamos hablando de un historial que bien podría denominarse "prontuario" en el caso de algunas mujeres.

Seguro pensarás que resulta absolutamente innecesario abrir esos expedientes, más aún con tu pareja actual. Pero antes de dar el tema por zanjado, vale la pena preguntarse: ¿es este un pensamiento postmoderno, derivado de que el sexo es algo íntimo (incluidos detalles y nombres), o estaríamos avalando el que los hombres, enfundados en un pensamiento machista, quieran y crean (o quieran creer) que son los primeros en las vidas de sus mujeres (ojo con el adjetivo posesivo), y que eso está bien?

Lo segundo parece ser lo más razonable. Basta mirar el ejemplo de algunas culturas.  Primero, las mujeres visten de blanco para su matrimonio… ¿en señal de? Virginidad. Las gitanas son un ejemplo perfecto. Según su costumbre, la prueba de virginidad de una mujer es tan importante que, de no pasarla, puede ser devuelta a su familia y con ello ganarse el repudio de por vida. "La virtud de la gitana moza depende de su laboriosidad, su virginidad y su fidelidad a su marido". Y el tema no queda ahí: en la ceremonia de matrimonio está todo dispuesto para corroborar que ella nunca ha estado con otro hombre.

En este caso extremo, hablar de pasado es imposible, porque tiene que ser inexistente. Pero, ¿qué hay de las mujeres actuales? "No es como para desayunar contándose a quién se tiró uno hace años, pero tampoco debería ser un tema vedado", dice de entrada Gabriel Sandoval, de 37 años, casado hace 10, quien actualmente reside en México y cree que efectivamente las mujeres siguen siendo sometidas a comportarse sexualmente de cierta manera, como debe ser.

Pero la realidad es distinta. El doctor Alex Oksenberg Schorr, médico siquiatra y presidente del directorio del Centro Clínico y Docente de Sexualidad Humana (www.centrodesexualidad.cl) es claro. "Se ha transformado en un hecho observable el que las mujeres inician más temprano su actividad sexual y, efectivamente, muchas han tenido experiencias sexuales previas a la consolidación de una pareja estable. Los hombres no han abandonado por eso su anhelo de encontrar una compañera de vida y de armar familia con ella".

A su juicio, el pasado sexual no es un motivo por el cual la "institución matrimonial" esté en crisis. "No creo que el factor de la experiencia sexual previa juegue un rol preponderante en esto", explica.

¿Significa, entonces, que los hombres han evolucionado de manera casi imperceptible y han comprendido que ambos pueden tener un abultado historial previo, sin que esto cambie su percepción de la mujer que tiene enfrente? "Yo diría que a un hombre tipo no le gustaría ser puesto en el lugar de escuchar una 'confesión' de su pareja en cualquier materia. Creo que preferiría delegar esa función a otros actores sociales, como un sacerdote o un terapeuta", advierte Oksenberg.

Pincha los puntos de abajo para cambiar de página — >