¿Buscas gimnasio? Mira en qué debes fijarte para no lamentarlo después

Existen múltiples opciones para inscribirse. Algunos resaltan grandes ofertas, pero esconden detalles que terminan influyendo en tu rutina de ejercicios, como cero supervisión, falta de aseo en el lugar o profesores que no te motivan. ¿Consejo? Busca referencias varias, pide probar algunos días gratis, y opta por el más cercano a tu casa o trabajo, para que existan menos opciones de no asistir.

 

Imagen foto_0000002420121106122938.jpg

Por Carolina Palma F.

Casi el 90% de los chilenos seríamos definitivamente sedentarios, y menos del 3% asiste en forma regular al gimnasio, según cifras de la Encuesta Nacional de Salud 2010. La buena noticia es que en estos meses –cuando el verano se nos viene encima– aumentamos nuestras actividades con el único fin de estar "en forma", por lo que la inscripción en los gimnasios sube en un 50% o más.

Pero antes de firmar el contrato anual, el Sernac explica que hay que fijarse en las condiciones relevantes y las restricciones para terminarlo. "Hay que recordar que no son válidas las cláusulas que pudieran dar pie a abusos, es decir, aquellas donde las empresas se permitan realizar cambios unilaterales, como el aumento arbitrario del precio, cambio de sedes, etcétera, o donde se desentiendan anticipadamente de su responsabilidad, por ejemplo, ante robos o accidentes que se produzcan producto de su negligencia".

De hecho, ¿sabías que una cláusula abusiva escrita en un contrato no tiene valor, aunque la hayamos firmado? Finalmente, los derechos de los consumidores son irrenunciables.

Los gimnasios deben entregar un servicio de calidad, asegurar condiciones de seguridad, contar con personal idóneo, respetar lo ofrecido, publicitado y acordado con el consumidor, y responder si hacen un mal trabajo.

¿Nuestra tarea? Cotizar y premiar con una contratación a aquellos locales que tengan sus patentes y permisos sanitarios al día, y que visiblemente entreguen condiciones adecuadas. Y ojo, porque esos típicos carteles que dicen "no se responde por daños, accidentes o robos", desentendiéndose de su responsabilidad, no tienen validez. Su deber es entregar un servicio que no afecte la salud o seguridad de los consumidores. Es recomendable además que, antes de iniciar una rutina física, tengas las recomendaciones médicas necesarias.

Sigue > >