Veterinaria advierte: el chocolate puede matar a tu mascota en Halloween

La teobromina del chocolate es altamente tóxica para los perros y les puede producir alteraciones gástricas, taquicardia y convulsiones, que lo pueden llevar a la muerte.

Imagen

A animales y humanos les atrae el sabor del chocolate. Pero mientras para las personas este alimento tiene múltiples beneficios, para las mascotas puede resultar fatal y deben mantenerse alejadas de la tentación de probarlo, especialmente en Halloween, época en que los niños reciben muchas golosinas que pueden quedar al alcance de los animales.

"El cacao del chocolate contiene una metilxantina llamada teobromina, que es tóxica para los perros, y en grandes cantidades les puede causar la muerte", advierte Denisse Paul, médico veterinario del Departamento Técnico de Royal Canin.

La teobromina pertenece a la familia de las metilxantinas, en la que también se encuentra la cafeína, y actúa como estimulante del sistema nervioso central, por lo que es la responsable de la sensación de placer que nos produce el comer chocolate. Los perros, sin embargo, no pueden metabolizar esta sustancia.

"El chocolate puede producir en los perros signos de excitabilidad, vómito, diarrea. En casos graves puede haber taquicardia y convulsiones, hasta causar la muerte del animal", explica la médico.

DOSIS FATAL

Mientras más cacao contenga el chocolate, más tóxico será para la mascota. El chocolate amargo, por ejemplo, contiene 0,5% de teobromina, por lo que un perro de 10 kilos mostraría signos de intoxicación al ingerir desde 225 gramos de esta golosina.

En pequeñas dosis, el chocolate puede producir en los perros esofagitis por reflujo. Esto sucede porque disminuye el tono del esfínter gastroesofágico, permitiendo el paso de secreciones gástricas ácidas que inflamarán el esófago. Como resultado, el animal sufrirá regurgitaciones, movimientos repetidos de deglución y alteraciones del apetito.

"A los perros también le atraen los sabores dulces, por lo que es posible que ingieran chocolate si éste queda a su alcance. Los amos deben cuidar muy bien de que ello no suceda, y explicar a los niños que no deben compartir sus golosinas con sus mascotas", indica Denisse Paul.

TAMPOCO CARAMELOS

Las mascotas tampoco deben comer los dulces que se le dan a los niños. Un edulcorante llamado Xilitol, que es utilizado en caramelos sin azúcar, produce en los perros una estimulación de la secreción pancreática de insulina, lo que termina por producir hipoglucemia.

Para celebrar Halloween con las mascotas, existen galletas para perros especialmente diseñadas para ellos. Sin embargo, no se debe abusar de este tipo de alimentos, ya que alteran la dieta del animal y pueden generar obesidad.

"Siempre se debe respetar la dieta de los perros, según los consejos del veterinario y la información que entrega el fabricante del alimento. Los animales no asocian comida con placer, ya que para ellos el alimento solo es un medio de subsistencia. El placer lo obtienen de estar saludables, y de jugar con sus amos", concluye la veterinaria de Royal Canin.