"Cincuenta sombras de Grey": Sexo y sumisión que cautivó a las chilenas

La lucha femenina por independizarnos del yugo masculino lleva cientos de años, y justo ahora, cuando la igualdad es casi una realidad, una novela de soft porno que muestra a una joven entregada por completo a los caprichos masculinos, al amor y pasión que siente por su hombre, cautivó a millones de mujeres en todo el mundo, incluído Chile. ¿Somos fanáticas del amor sufrido? Conoce las razones de su éxito, y la historia de esta trilogía que marca récord de ventas.

Imagen foto_0000000120121025165102.jpg

Una de las teleseries más vistas durante meses en Chile a eso de las 18:00 horas y que ganaba a todos los programas en su horario, no era una producción nacional ni tampoco una historia muy original. Se trataba de "Abismo de pasión", que llegó a su fin esta semana y contaba la historia de una pareja enamorada desde niños, pero que ha debido enfrentar el sufrimiento constante a lo largo de sus vidas para poder estar juntos. Ella pobre, él rico; ella virgen, él con una vida sexual activa y muy, pero muy guapo. El final fue feliz, y muchas de sus seguidoras sintieron sin duda, que esto sí era amor verdadero.

Situaciones como estas, donde el amor sufrido es lo que cautiva, son las que a juicio de la sicóloga Pilar Sordo explican el fenómeno que hoy se vive en Chile y en el mundo con "Cincuenta sombras de Grey", de E. L. James, la historia que nació como un fanfic (relato de ficción escrito por fans de una película, novela o programa de televisión) de la famosa saga de "Crepúsculo" y que se transformó en un éxito por sí sola, siendo la novela más vendida internacionalmente (de hecho es el más vendido en la historia en Inglaterra, superando incluso a la saga "Harry Potter").

"Me pasó y también lo vi en la investigación del libro 'Viva la diferencia', y es que la mujer tiene asociado el amor a la tensión, y este libro despierta esta parte media sufrida frente al amor. Está comprobado que las mujeres hoy eligen a los peores hombres para enamorarse, y es que el sufrimiento está asociado a un gran romanticismo que nos hace conectarnos inconscientemente con el lado más femenino. Es como la heroína de esas teleseries mexicanas que tanto les gusta ver, donde hay una cosa de romanticismo mágico, poco racional, que está marcado además por la situación de poder que ejerce el otro, que lo muestran estas teleseries en la figura del hombre rico y la mujer pobre".

Al iniciar la lectura de "Cincuenta sombras…", la descripción de los protagonistas nos recuerda a la historia de vampiros, pero convertidos en personajes reales y que, al contrario de sus inspiradores, tienen sexo. Y mucho.
La historia comienza cuando "Anastasia Steele" se ve obligada a entrevistar a "Christian Grey" para hacerle un favor a su mejor amiga, quien no puede asistir ese día a la cita. Es esta casualidad la que marca para siempre su vida, ya que sin tener idea quién era el sujeto al que tenía que conocer, entró a su oficina, cae al suelo (otra similitud con "Bella", de "Crepúsculo") y al levantar la cabeza se encuentra con los ojos grises del atractivo y millonario "Christian".

Cada detalle de la descripción de esta entrevista va cautivando a las lectoras, quienes esperan el inicio del romance entre esta mujer y el hombre que no deja sus pensamientos en paz. Unos días más tarde aparece en la tienda en la que trabaja "por casualidad" su príncipe, y así comienza la relación –oscura a veces– llena de misterios, pasión y el más oculto secreto de su amado: su afición al BDSM, una serie de prácticas sexuales vinculadas y relacionadas a lo que se denomina "sexualidad extrema convencional" y cuya sigla define "Bondage, Disciplina y Dominación, Sumisión y Sadismo, y Masoquismo".

"Christian" esconde muchos otros secretos que tienen que ver con la incapacidad de dejar que lo toquen y de amar y "Anastasia", claro, como toda mujer enamorada o encandilada, quiere traer su luz a estas sombras.

Y el sexo dejó de ser tabú
Pero más allá de la historia de amor que encierra este libro, una de las cosas que se destaca es su relato minucioso de las escenas de sexo, que lo convierte en una historia de soft porno que va aumentando la temperatura a medida que las páginas avanzan. Este mismo contenido el que hace preguntarse ¿desde cuándo las chilenas queremos leer sobre sexo tan real, y disfrutar página a página de situaciones en extremo pasionales, con toques de violencia y protagonistas entregados a sus más oscuros deseos?

Tanto ha sido la influencia de esta novela que muchas mujeres en todo el mundo se han atrevido a incursionar en la utilización de juguetes sexuales, disparando las ventas en los Sex Shops; de hecho, varias marcas ya están vendiendo artículos similares a los que usa la protagonista, como las sexis botas altas, corbatas o esposas.

La explicación viene del lado sicológico; Pilar Sordo dice que, incluso, la idea de la posesión por parte de un hombre a la mujer, que muchas veces va asociada a los celos, es visto por muchas mujeres como una manifestación de amor. "Es un reflejo de la distorsión de los celos y demuestra el gusto por un amor controlador, posesivo, tensionante, que también se extiende a la parte sexual… Y es que el amor 'sanito' pareciera que, para muchos, no es tan amor; piensan que mientras más sufrida, más feliz será al final la historia", explica. En el tema sexual, la especialista dice que esta novela llama la atención porque "también hay una entrega incondicional, además de ese sentir que te conquistan, que te calientan".

Asegura que el interés de las chilenas por leer sin tapujos ni secretos este tipo de historias, y buscar mucha información sobre sexo, comenzó hace más o menos 15 años, y que si bien puede ser un buen indicio, también puede significar que los hombres no están haciendo bien las cosas, o que no conocemos mucho nuestro cuerpo y no hay mucha satisfacción, por lo cual buscamos algo más en la lectura.

"En este caso de tanto erotismo llama la atención mucho más, porque es la vida de otro, como le pasó a mi generación con la película '9 semanas y ½', donde había pasión desatada, pero también un acto de sumisión".
En Chile están a la venta los tres volumenes de la trilogía ("Cincuenta sombras de Grey", "Cincuenta sombras más oscuras" y "Cincuenta sombras liberadas"), y ya estás advertida. Si no quieres quedar fuera del fenómeno, cómpralos apenas los veas, porque es muy probable que se agoten. ¿Por qué? Las tres novelas están número uno en el ranking de las más vendidas, igual como ocurre en Argentina, Colombia y toda Latinoamérica.