Municipales 2012: candidatas "hijas de...", en busca del triunfo propio

Luchan por darse a conocer y tratar de entregar el mensaje de su proyecto, más allá del apellido que las acompaña. Esperanza Alcaíno y Carmen Gloria Fernández, dos hijas de ex alcaldes con ideales y edades muy desiguales.

Por Fernanda Ávila


%%fotocuerpo1%%

Esperanza Alcaíno: "Pese al apellido, hay mucha gente que no me conoce"

Esperanza Alcaíno tiene 20 años, y es una de las candidatas a concejal más joven del país. Está compitiendo por un cupo en la complicada comuna de Santiago, y dice que prefirió seguir los pasos de su padre en la política y no en la televisión, donde el ex conductor de estelares, Raúl Alcaíno, se desarrollo con éxito. "Estudio periodismo y me encanta mi carrera, pero si alguna vez trabajara en la televisión sería detrás de cámaras". Es toda una caja de sorpresas; pese a salir en los afiches respaldada por el actual alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, alguna vez votó por Marco Enríquez-Ominami, y dice admirar a la ex presidenta Michelle Bachelet.

"Siempre he estado ligada a las actividades sociales y he desarrollado una vocación de servicio público. Quiero iniciar una carrera política en Santiago porque estoy comprometida con los vecinos, quiero hacer una concejalía de puertas abiertas, ser un puente con el alcalde, estar presente y realmente dedicarme 100% a ser una concejal activa para poder cumplir con las expectativas, demandas y necesidades de los vecinos", dice una convencida Esperanza, que tuvo la ocurrencia de ocupar su nombre para su eslogan, prometiendo "La Esperanza de Santiago".

Y sobre la inspiración que le dio su padre, asegura que es mucha pero indirecta, ya que mantiene, ante todo, su independencia. "Mi padre hizo una gran gestión en esta comuna, y eso obviamente me marcó. Siendo un candidato independiente, como lo soy yo, logró vencer y trabajar para los vecinos de Santiago, lo que es una gran inspiración para mí".

"Uff, es tremendo", responde cuando le hablan de lo duro que puede llegar a ser competir en política y de la guerra sucia con la que se encontrará, aunque cree que dedicándose sólo al servicio público será suficiente para sobrellevar este lado más oscuro. Un gran paso lo está dando al menos en los medios de comunicación, con quienes ha tenido una relación "excelente" hasta el momento, y los ha utilizado más a su favor que en contra, como sí le ocurrió a otras candidatas jóvenes, que tras cometer errores en sus entrevistas, han visto sepultada su imagen por la respuesta del público ante sus intervenciones.

"He tenido harta aparición en los medios sin ser mediática, y eso sirve mucho si eres candidata nueva. Porque por mucho que tenga el apellido Alcaíno, hay mucha gente que no me conoce, así que salir en los medios se agradece".

¿Qué es lo más importante que quieres hacer en la comuna?

Trabajar las temáticas de seguridad y la educación, que son fundamentales para mí. También soy animalista, y hay mucho trabajo que hacer con las mascotas de Santiago, así como también trabajar por tener un Santiago más limpio y saludable. En definitiva, hacer de Santiago un mejor lugar para vivir.

Y sobre sus aspiraciones en la política, dice que no descarta seguir por esta senda "porque la política, nos guste o no, es el medio para avanzar y desarrollarnos como país. Pero por ahora tengo este objetivo: quiero aportar en el concejo y trabajar por mi comuna".

Imagen

Carmen Gloria Fernández: La hija que quiere suceder al padre

Para que todo quede en familia. Así como lo hicieron los Kirchner en Argentina, en Quinta Normal es el padre quien quiere entregarle el cargo a su hija, Carmen Gloria Fernández, la nueva candidata a alcaldesa por esa comuna.

De profesión Contadora Auditora, con un diplomado en Gestión Local y Desarrollo Municipal, cuenta con más de 15 años de trabajo en la comuna. Actualmente es la Directora de la Escuela de Talentos, formada por alumnos y alumnas de las escuelas municipales.

"A través de mi padre he conocido el servicio público y he trabajado en la comuna durante muchos años, con la motivación que me da ver en la mirada de las personas el agradecimiento por lo que uno hace. He trabajado con muchas mujeres jefas de hogar, capacitándolas para salir adelante solas, y con adultos mayores, y se han logrado cosas maravillosas", señala.

Carmen Gloria dice que ella no quería ser candidata, pues temía estar en la primera línea de la política, que la gente la conociera, tener que enfrentar las críticas y, como ella dice, "la maldad" que muchas veces hay en este mundo. Porque a pesar de ser hija del actual alcalde Manuel Fernández, la mayor parte de los vecinos de su comuna no tenían idea, hasta ahora, que su padre era el alcalde.  "Hay cosas que en la política son muy sucias, las que pude ver con mi padre como alcalde, y no quería enfrentar eso. Pero si quieres cambiar las cosas, tienes que meterte no más, no te queda otra".

"A pesar del legado de mi padre, voy sola en esta elección y no estoy siguiendo sus pasos. Lo admiro y sé que ha trabajado fuertemente por la comuna, es un hombre muy humano y muy trabajador, pero ahora voy independiente de él en esta elección. Si más adelante tengo alguna duda, seguramente voy a preguntarle, pero por ahora soy una candidata cualquiera y no me destaco por ser 'la hija de…'. Aunque debo reconocer que aprendí de él, ya que me enseñó a trabajar duro siempre".

Esta candidata aparece en sus afiches de campaña al lado de la ex presidenta Michelle Bachelet, ya que asegura que es una mujer que ha sido una inspiración para su carrera política, y aunque no llegaron a compartir lo suficiente, sí le ha tocado estar varias veces con la actual presidenta de ONU Mujer. "La admiro profundamente, porque hizo cosas por la gente, y naturalmente quiero que vuelva a ser otra vez Presidenta".

Sobre su relación con la prensa dice que no le teme y que ha sabido ocupar bien los medios para darse a conocer, y agradece siempre que la consideren para una nota.

En su comuna hay cuatro candidatos, pero ella y el postulante del oficialismo (el UDI Daniel Escobar) son los protagonistas de la competencia más dura por llegar al sillón edilicio.