Descubre esta nueva experiencia de viaje: más placer y comodidad a bordo

Para los viajeros frecuentes, las horas en el avión son tan relevantes como el destino mismo, así que estas nuevas comodidades les sacarán una sonrisa. Se trata de un nuevo sistema de entretenimiento a bordo completo e individual, tecnología que permite fatigarse menos, sentir menos turbulencias y hasta sufrir menos hinchazón de piernas.

Imagen

Por Carolina Palma F.

Dicen los poetas o filósofos que lo que importa no es el destino, sino el viaje, aunque muchas veces ese trayecto se transforma en un calvario debido al poco espacio, mucha luz, piernas hinchadas y dolores de oídos. Bueno, LAN trajo el primero de los 32 Boeing 787 a nuestro país, convirtiéndose así en la primera aerolínea del continente americano en operarlo.

Invitaron a la prensa, así que vivimos en primera persona la experiencia de su tecnología y comodidad en el aire. De entrada, se aprecian espacios más amplios (esos que tanto se agradecen en viajes largos), iluminación acogedora, maleteros más espaciosos (30% más que los usuales), ventanillas más grandes y completo entretenimiento a bordo para jugar como niñas.

¿Qué hay? En un interfaz 100% touch podemos encontrar series, documentales, películas para adultos y niños; discos completos de diversos artistas, desde angloparlantes hasta latinoamericanos; juegos de acción o de conocimiento como el Geositio, donde debes adivinar en qué lugar del mapa se encuentra un lugar, y hasta videos donde se enseñan posiciones para descansar en el viaje. Desde el mismo equipo, puedes llamar a la tripulación –cuyos integrantes han sido entrenados nuevamente para este avión–, sin tener que siquiera alzar la mano. En el fondo, una mayor comodidad, relajo y armonía en un rincón propio, que cuenta con nuevas conexiones compatibles con reproductores Apple®, tablets, celulares, cámaras digitales o memorias USB.

Otra novedad para la clase Economy son sus asientos ergonómicos reclinables, que cuentan con un reposa cabeza con 4 ajustes, así que el descanso es mucho mejor. Todo cambia en la clase Premium Business –que hasta hace pensar que vale la pena pagar más–, porque cuenta con asientos full flat, es decir, uno puede quedar 100% horizontal, como en una cama. Cuenta con el típico reposa pies, un sistema de memoria que graba la posición del asiento que el usuario elija, mantas y almohadas de pluma, además de masaje lumbar, para estar en la gloria.

Todo esto se suma al juego de luces en las ventanillas y dentro del avión, que pasa por diferentes tonalidades como verde y azul. De esta forma, se nos prepara para las distintas etapas del vuelo y para la zona horaria a la que se arriba. La tripulación cambia la luz automáticamente, pero al lado del asiento se encuentra un botón con el cual uno puede adecuar el color de su ventana dentro de un margen establecido.

Y si tus hijos sufren de dolores de oídos al despegar o aterrizar, tus piernas se hinchan o tienes dolores de cabeza a bordo, la buena noticia es que la tecnología de este avión disminuye estas molestias gracias a la presurización de su cabina a una menor altitud (6.000 pies en vez de 8.000). Además, reduce la sensación de turbulencias y con las nuevas técnicas de humidificación de aire, disminuye la fatiga y sequedad.

El tema ecológico, que nos preocupa cada vez más, está presente en el Boeing 787, que se define como amigable con el medioambiente y altamente eficiente. Según sus datos, emite hasta 20% menos de CO2 que aviones similares, hasta un 40% menor huella de ruido en despegue, y el 50% de la primera estructura es material compuesto de fibra de carbono, más resistente a la fatiga, corrosión y que permite que en el proceso de manufactura se produzcan menos desechos no reciclables.

¿Hay que ir muy lejos? ¡No tanto! Los primeros viajes se realizarán a Buenos Aires, Lima, Los Ángeles, Madrid y Frankfurt, y luego se irán sumando gradualmente otros destinos.