Las cinco frases que odias escuchar después del sexo

Te mostramos este especial listado para que nos cuentes si es verdad que a ti también te molestan tantos estas sencillas palabras.

 

Imagen foto_0000002220120925211405.jpg

No quieres oírlas después de terminado un encuentro sexual, y realmente odias que te lo digan, ya sea por los miedos que despiertan o por el desagrado de lo que esa frase implica.

El portal www.entremujeres.com hizo una encuesta que le permitió crear un listado de estas frases, las que te mostramos para que nos digas, si de verdad te carga escucharlas.

 

"Me tengo que ir"

Es la frase más odiada tras una noche de pasión. Según encuestas, más del 40% de las mujeres busca un poco de atención, que el hombre se muestre a gusto, que diga cuánto disfrutó… ¡Y que no salga corriendo! Tuvo 1.642 votos, más del doble que el segundo puesto.

 

"¿Dónde está el control remoto?"
Lo que nosotras queremos, después de tener sexo, son mimos y… ¡bis! Así que ponerse a mirar televisión, a leer una revista o a llamar a los amigos no son prioridades femeninas. Votaron esta frase 798 personas, el 19% de las participantes.

"No tengo ganas de hablar"
Una vez más, nos molesta la indiferencia. La mayoría de nosotras le da importancia al encuentro sexual y a lo que viene después de él. Es el momento de charlar, de conocernos mejor, de compartir intimidades… Cuando del otro lado no pasa lo mismo nos sentimos frustradas. Al menos, eso siente el 16 % de las participantes, que son 649 mujeres.

"No quiero compromisos"
Si estas muy enganchada, esta frase es fatal. Salieron un par de veces y el broche de oro fue en tu cama. Ya estás fantaseando con todo lo que se viene: viajes, reuniones familiares, convivencia, casamiento, hijos… ¡Zaz! La cruel realidad llega en tres palabras: "No quiero compromisos". Es la frase más odiada por 499 mujeres, el 12 % de las participantes.

 

"¿Me puedo quedar?"

Estamos ante el caso inverso. Tu quieres solo un touch and go. Lo viste, te gustó, lo llevaste a la cama. La pasaron genial y aspiras a que todo quede así, hasta un posible (o no) futuro encuentro. Pero él quiere dormir a tu lado, despertar juntitos, tomar el desayuno…. ¿Te da terror? Eso sienten 416 mujeres, sólo el 10 % de las encuestadas.