¿Llega la primavera y ellos quieren más sexo? Te contamos por qué

Exponerse con moderación a los rayos solares, no sólo beneficia la salud del organismo y levanta el ánimo. Los baños de luz natural, también podrían ser una solución económica y asequible para aquellos hombres y mujeres que desean mejorar su libido.

 

Imagen foto_0000002920120921184834.jpg

Mayor relajación y menos estrés, una actitud más extrovertida y receptiva, más vida social y menos ropa, cuerpos bronceados y cálidos, más piel a la vista y en contacto con la de los demás… Son algunos de los factores a los que se relaciona con un mayor deseo sexual durante las temporadas cálidas.

 

Pero el sol, que nos acompaña durante más horas a lo largo del día durante cada primavera y cada verano, también puede tener un rol afrodisíaco, al menos entre los varones.

 

La luz solar puede considerarse como un "nutriente" imprescindible para el buen funcionamiento del sistema inmunitario o defensas orgánicas. Algunos expertos incluso recomiendan pasar algún tiempo fuera de casa cada día y deshacerse de las gafas de sol cuando la luz no sea demasiado intensa, para recibir toda la luz del sol que sea posible.

 

Asimismo, la exposición regular a la luz del "astro rey" no sólo ayuda a levantar el ánimo y ahuyentar la tristeza y la apatía, sino además mejorar algunas afecciones de la epidermis y la psoriasis.

 

Tomar el sol, además facilita la síntesis de la vitamina D, la cual a su vez ayuda a que el organismo absorba mejor el calcio procedente de los alimentos que ingerimos, ayudando a fijar este mineral en los huesos.

 

Es llamada la "vitamina del sol", porque la elabora nuestra propia piel cuando nos exponemos a los rayos solares, según explica la experta inglesa en belleza, salud y forma física Liz Wilde.

 

"Siempre que no se tome en exceso o en las horas de irradiación más intensa, el sol tiene un efecto revitalizante y muy saludable", quien incluye los baños de luz natural entre sus 100 secretos para "recargar las baterías" del cuerpo, las emociones y la mente, en su reciente libro "Quiero revitalizarme".

Ahora un equipo de científicos austriacos ha descubierto que el sol también puede mejorar la libido masculina, dado que los niveles de testosterona en los hombres mejoran con la vitamina D que produce su organismo al recibir la luz solar.

Este nutriente esencial también puede obtenerse consumiendo ciertos alimentos, como los pescados grasos (salmón, sardinas, atún) así como los productos lácteos (leche, yogur) y cereales enriquecidos con vitamina D, pero se produce sobre todo cuando la piel se expone a los rayos solares.

 

La investigación, a cargo de expertos de la Universidad Médica de Graz, en Estiria, Austria, estudió a 2.299 hombres y descubrió que aquellos que tienen cantidades suficientes de vitamina D en su organismo presentan un mayor nivel de testosterona, la hormona sexual masculina.

La testosterona, producida en los testículos del hombre, y que el organismo de la mujer también genera pero en menor medida, interviene, entre otras funciones, en la producción de los espermatozoides y en los niveles de deseo sexual.

Los investigadores austriacos comprobaron que los niveles en la sangre tanto de vitamina D como de testosterona disminuyeron "significativamente" (lo que en la jerga médica equivale a decir que tiene efectos importantes en el organismo) en los meses de invierno y aumentaron en la temporada estival.

 

Los niveles reducidos de la hormona masculina -que también cumple otras funciones clave, tanto en hombres como mujeres, como mantener la fuerza muscular y la densidad ósea- pueden tener un impacto en la libido masculina, además de reducir los niveles de energía, según los expertos de Graz.

 

Los investigadores descubrieron que los hombres con al menos de 30 nanogramos (milmillonésima parte de un gramo) de vitamina D por cada mililitro (milésima parte de un litro) de sangre, presentan una mayor cantidad de testosterona circulando que aquéllos con niveles bajos de la misma vitamina.

 

Según el profesor de biomedicina Winfried Marz, quien ha liderado el estudio, a partir de ahora será necesario analizar si los suplementos de vitamina D, que ya se prescriben para prevenir la osteoporosis, sobre todo en la población femenina, podrían tener el mismo efecto en la testosterona, si los toman los varones.