México: Expo fotográfica que revela la vida de los ‘pequeños adultos’

Con motivo del Día Internacional contra el Trabajo Infantil, ‘La hora del recreo’ comparte conmovedoras historias en una muestra abierta instalada en el Paseo de la Reforma

A través de Proniño, Fundación Teléfonica trabaja para erradicar el trabajo infantil en países latinoamericanos. Educación de calidad sostenida y sostenible es el arma más poderosa que utiliza la fundación para combatir al gran monstruo que hace que miles de menores tengan que  trabajar en lugar de ir a la escuela o siquiera poder jugar, como lo haría cualquier niño de su edad.

El 12 de junio ha sido declarado como el Día Internacional contra el Trabajo Infantil y como parte de una campaña de sensibilización, Fundación Telefónica ha instalado una muestra al aire libre sobre la avenida Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México, donde cuentan la historia de 16 menores que se han beneficiado a través del programa Proniño en América Latina. Sus rostros representan la realidad del trabajo infantil que afecta a 215 millones de niños en el mundo.

‘La hora del recreo’ contiene un poco del libro publicado por la misma Fundación y está compuesta de fotografías y las historias detrás de ellas; como la de Pedro, un joven de la ciudad de David, al norte de Panamá . Viviendo entre basura, Pedro y su familia se volvieron pepenadores para poder subsistir después de encontrarse que la ciudad no albergaba la prosperidad que se imaginaban cuando vivían en el campo.

Varios fotógrafos reconocidos contribuyeron con el proyecto, entre ellos Carlos Spottorno (Hungría/España), Walter Astrada (Argentina), Álvaro Ybarra (España), Lurdes R. Basolí (España) y Renzo Giraldo (Perú).

Spottorno, quien obtuvo el premio Yonhap International Press Photo con una de las imágenes producto de conocer a los niños protagonistas de las historias explica que “lo más impresionante fue escuchar a los niños del tiradero de David cómo, a veces, habían encontrado cosas terribles como partes humanas, un feto o, una bolsa con dinero. El trabajo en un tiradero, además de ser insalubre y alienante, puede dejar huellas psicológicas

Y es que resulta muy difícil poder imaginarse todas las dificultades por las que pasan estos niños que aprenden que la vida es muy dura mucho antes que la mayoría de nosotros.