Bruno Mars repletó el Movistar Arena

Cerca 15 mil personas corearon sus canciones y se deleitaron con el talento del cantante estadounidense con orígenes latinos

Si les hablo de Peter Gene Hernández, probablemente no sepan quién es, pero si les digo Bruno Mars, reconocen de inmediato a uno de los cantantes más exitosos del 2011 y lo que va del 2012. Anoche tuve la oportunidad de verlo en vivo y la verdad es que este chico de 26 años, derrocha talento. Tiene una voz espectacular y no es de esos artistas envasados, que ocupan playback o hagan una gran coreografía de baile para deslumbrar. Baila lo suficientemente bien, toca varios instrumentos y su voz es impecable. Incluso me recuerda un poco a Justin Timberlake, si bien no tienen el mismo estilo, ya que Mars recurre mucho a sonidos antiguos, como por ejemplo el rock and roll, tienen ambos una excelente calidad vocal y buenos movimientos.

Su concierto comenzó a las 21:00 horas en punto con la canción “The other side, la que escuché bien poco, porque hay que decir que el público era bien teenager. Si bien había uno que otro asistente de 25 años como yo, eran opacados por la gran cantidad de niñitas que no hacían más que gritar y gritar con todas sus fuerzas. Además, había muchos padres con caras de aburrimiento o que se dedicaban a tener sobre sus hombros a sus pequeños.

Lejos la canción que causó más euforia fue “Just the way you are”, junto con “Billionaire” y “The Lazy song”, melodías que hicieron que aparecieran las pancartas. De hecho al que más me impresionó fue una que decía “Fuck me Bruno” ¿no habrá sido mucho?

Cerca las 22 horas, Mars abandonó el escenario. Todos pensamos que el show había culminado, pero regresó, se sentó en el piano y le dio una onda romántica al ambiente. El Movistar Arena quedó con casi todas las luces apagadas y los celulares de los asistentes reemplazaron los focos.

Fueron cerca 15 mil personas las que corearon sus canciones y se deleitaron con el talento del cantante estadounidense con orígenes latinos, Bruno Mars. Creo que ahora se me hace más agradable escucharlo en el auto y descubrir que su talento era real.