Un curioso antiauspicio: Por favor no uses nuestra marca

Abercrombie & Fitch no quiere nada con la estrella del reality

mike2.jpg

¿Han visto Jersey Shore? Yo no. Me he topado con comerciales del reality y me lo he topado haciendo zapping. ¿Qué es esto? Me pregunté. “La peor escoria de nuestra sociedad” me respondió alguien. Pero aún así, un exitazo de rating. ¿Morbosidad?¿Estupidez? un poco de las dos en mi opinión.

Tanta fama se han hecho los chicos reality que participan en este asunto donde lo único que se hace es carretear, tomar sol y hacer músculos, que los auspicios de bebidas para bajar de peso, tragos y productos para el bronceado. Mmm, está diciendo, si lo único que hacen estos cabros en el reality es preocuparse del físico, carretear y tomar sol. Ah, y agarrarse del moño.

Pero el curioso ofrecimiento que le hicieron a Michael Sorrentino no lo había escuchado jamás: la marca de ropa estadounidense Abercrombie & Fitch, le ofreció dinero para que NO usara su marca, al menos en público.

La marca en cuestión, se caracteriza por estampar en la mayoría de sus prendas, la marca. Una cosa que jamás me ha gustado. Pero al parecer, por un tema de status, a mucha gente sí le gusta usar ropa con la marca gigantesca… en cosa de gustos…

Tampoco es que la hicieron piola; simplemente liberaron un comunicado de prensa que decía:

“Entendemos que el show tiene propósito de entretenimiento, pero creemos que esta asociación es contraria a la naturaleza aspiracional de nuestra marca,  y puede ser molesto para muchos de nuestros fanáticos”

TODO MAL POS.  Sí, me carga Jersey Shore y no me gustaría ser amiga de este cabro, pero todo el mundo tiene derecho a usar lo que se le pare el poto de usar. Si lo venden, ¿Por qué han de discriminarlo?

Es como cuando los autos de lujo no son vendidos “a cualquiera”. ¿Sabían eso? ¿Sabían que en Chile, si alguien se quiere comprar un Ferrari, aunque tenga la plata, lo discriminan? A menos que se trate de un bien económico de oferta limitada, como las membresías de un club, los “criterios” para vender algo deberían ser sólo 2: que el que me compre tenga plata, y que no se salga de la ética. O sea, si un médico le vende implantes de silicona de un kilo a una adolescente, o alguien le vende chocolates a un niño que sabe que es diabético, o una crema con olor a alguien que es alérgico a los perfumes.

Pero no puede ser que alguien no quiera venderle a alguien porque no le parece su forma de ser.

Les está dando la TREMENDA  publicidad gratis. Sí, puede que no sea la que ellos quieren, pero al fin y al cabo, la marca podrá decidir a qué modelos contrata cuando hace sus campañas. No sé si la palabra “aspirational” que se traduce al castellano como “aspiracional” tendrá las mismas connotaciones que aquí.

Si así fuera, Sorrentino representaría perfectamente lo que la marca propone: una aspiracionalidad hacia ser algo que no se es, a alcanzar un status, en vez de aceptar lo que hay y vestirse no más como uno quiere, y no con la marca que se ve. O por último, lo hubieran hecho más piola, lo llaman por teléfono, le ofrecen una reunión, lo hacen firmar un algo de confidencialidad y capaz que hasta acepte no usar más cosas de la marca.

Si ahora lo aceptara, claro, tendría más dinero, pero ahí sí que demostraría su idiotez. Si realmente quiere ser consecuente con su estilo de vida de hacer lo que se le viene en gana, entonces va a tener que seguir usando poleras flaites con la marca bien grande. Las de la marca que se las da de elegante. Y que no es más que una marca como cualquiera.

¿Ustedes qué opinan? (De Jersey Shore, de Michael Sorrentino, de la situación, de lo que quieran) Queremos leer sus comentarios.