Speechless! el viaje de un hombre en un mundo 3D

fotoprincipal-2.jpg

Llega por primera vez a nuestro país quien es considerado a nivel mundial como el príncipe de la pantomima. Hanoch Rosenn viene a presentar su séptima creación denominada: Speechless! el viaje de un hombre en un mundo 3D, un espectáculo donde el artista potencia su creatividad con la innovación, buscando llegar así a las nuevas generaciones al combinar el antiguo arte de la imitación con la incorporación de tecnología de punta en su show.

Es así como en una hora y media de espectáculo, la mímica se entremezcla con videos, animación 3D, efectos especiales y de sonido, con los que se busca sorprender al espectador y conducirlo en un viaje sensorial por el que pasa de la risa a la nostalgia y del amor al llanto. El artista logra refrescar la pantomima, creando su versión moderna cuyo elemento fundamental es la perfecta sincronización entre su cuerpo y las imágenes proyectadas.

En Speechless! Rosenn describe y muestra al hombre del siglo XXI en una constante confrontación con el mundo que le rodea. Sin ninguna palabra de por medio, con mucho humor y de la mano de una sorprendente observación de la realidad, Hanoch nos presenta –de manera original, divertida y a veces trágica-, un espejo que refleja la vida cotidiana, para el cual trabaja con las aspiraciones, ambiciones, esperanzas y sueños de los hombres contra la realidad.

Su actuación es acompañada por el elemento que precisamente caracteriza y define al siglo XXI: la tecnología, convirtiéndose en un implemento más para transmitir emociones. Sin embargo, la mímica sigue reinando en el espacio, cuyo éxito dependerá de que se logre una potente interacción con el público. Es así como los asistentes juegan un papel clave dentro del espectáculo, ya que son ellos mismos quienes deben conectarse con el artista, respondiendo a sus distintas peticiones.

Todos estos elementos convierten a Speechless en un espectáculo familiar de primera clase, de una sorprendente creatividad de un artista que ha sido reconocido por la crítica internacional como uno de los mejores exponentes en la historia de la pantomima.