Los más macabros cuentos infantiles

Ahora entiendo tantas cosas

cumulo.jpg

Un profesor de la universidad decía “Los hermanos Grimm, Charles Perrault,  Hans Christian Andersen y todos los autores que ustedes mencionan, no han tenido un minuto de paz en sus tumbas. Los cuentos que escribieron, jamás, ¡Pero jamás! Fueron infantiles. ¿O ustedes creen que un cuento donde un lobo se come una niña, donde unos niños son abandonados en un bosque, donde las disfuncionalidades y abandonos estaban a la orden del día… eran para niños?”

Claro que tenía razón. Uno de cierta forma lo intuía, pero hasta no estudiarlo realmente, no se da cuenta de la verdad del asunto, y sobre todo, que mucha gente aún no lo sabe. Por suerte los cuentos que me leía mi papá, eran versiones muy alejadas de su original y lo suficientemente bien escrita como para que yo no me diera cuenta de lo terrible, y que no me diera susto. Además, como venían con cassete, yo me los aprendía de memoria. Era lo mejor de la vida.

Los mal llamados “cuentos infantiles” me acompañaron –como a varios- durante toda mi infancia. También multitud de dibujos animados (monitos), varios de los cuales emulaban estos cuentos. Como la censura de mis padres se limitaba a los monos “violentos” (llámese las Tortugas Ninja, aunque creo que en realidad, mi mamá no me dajaba verlas porque salen ratones, y ella les tiene fobia) veía muchas cosas. Cosas que ciertamente no debería haber visto.

Pero lo más grave, quizá, no era que mi vieja no cachara lo que estaba viendo, sino que… ¡Los dieran! Lo más terrible eran los “Cuentos clásicos”. Salían cuentos de los HePara mí eran monos, pero en realidad, eran Mangas animé obviamente para adultos.

Me puse a ver varios videos para seleccionar los más macabros. Acá van.