Rihanna y Justin Bieber piden orar por la salud de Sean Kingston.

seankingston1.jpg

http://www.htbackdrops.com

En la mañana vi el  tweet de Rihanna quien decía “Sean, estoy rezando por ti” (¿qué Sean? Pensé) “Después lo busco” me dije. Y lo busqué, pero hace un ratito no más, porque se me había olvidado. Sean Kingston, que, ayer tuvo un grave accidente en su moto de agua: chocó con un puente mientras paseaba con una chiquilla. Así no más. Y está en coma. Mala cosa. Por suerte, recientes informaciones nos permiten decir que está fuera de peligro.

El nombre no me sonaba para nada: soy mala para los nombres y sé poco de música (uuuuy que pecado, cruicifíquenme) tampoco estoy orgullosa de eso, pero lo acepto mientras trato de culturizarme. Ojo, que que no sepa, no quiere decir que no tenga buen oído. Al final, toda la música es linda. Si no te hace bailar, te hace cantar, o recordar, o llorar. O sufrir. O relajarte.

Pero siendo súper honesta no tenía idea de quién era ese artista; pero al parecer es bastante famoso; canta un pop pegajoso y entre dance-trance-rap. No sé, no sé mucho de música (y qué). Y canta a dúo con Justin Biever. Suficiente como para no haberlo escuchado nunca jamás.

Así que después de un par de visitas a las canciones que salían en YouTube, JA, ya sé quién es. “Beautiful girls” Sí, lo he escuchado. Sí lo he bailado. En mis clases de hip hop, en algunas discotheques. Y lo escucho y me dan ganas tremendas de bailar. Y nadie que me haga bailar debe estar accidentado.  Menos si usa la pista de un grande como Ben E. King de una canción que amo, Stand By Me. Una de mis canciones favoritas de la vida forever and ever.

El amor incondicional, la persistencia, el compromiso y el tremendo romanticismo no me pueden menos que emocionar: “Si el cielo/ que miramos hacia arriba/ estallara y se cayera/ y las montañas/se derrumbaran hacia el mar/no, no lloraré/no, no derramaré ni una lágrima/ siempre y cuando / te quedes/te quedes conmigo” (Mi traducción)

Si me acuerdo, en la noche rezaré por él.