Acerca de groupies de antaño, Beatles y McCartney

La edad mañana va a dar lo mismo.

beatlesfans1.jpg

http://rockblogazzurro.files.wordpress.com

Hacían largas filas –igual que ahora- y gritaban hasta que sus gargantas no daban más. Coleccionaban revistas, posters y hacían diarios murales; o bien tenían un recorte de cuadernos. Sólo querían para sus cumpleaños un disco y se podían hacer amigas de alguien sólo porque compartía su afición y podía ayudarlas a oír a sus ídolos en cualquier momento.

Las groupies que tuvieron los Beatles en sus inicios, no tenían Internet para estar al tanto de lo que ocurría, o celulares para ponerse de acuerdo con las amigas. Ni siquiera tenían zapatillas o pantalones cómodos para pasar largo rato en las filas y en los estadios donde se presentaban. Aperradas, totalmente. Algunas eran adolescentes y otras jóvenes; pero casi ninguna superaría la edad casadera, no sé, no me imagino una dueña de casa de los sesenta acudiendo a estos eventos multitudinarios.

Cuando a uno le dicen “Fan” o “Groupie” se imagina en general a una joven con los pulmones destemplados de tanto gritar. Pero joven. No sé por qué uno no se imagina a mujeres maduras. Pero es cosa de ver como cualquier cantante romántico, llena el estadio, y no precisamente de jovencitas. Recuerdo el fan club de Juan Gabriel; tenían un “uniforme” que era un traje de dos piezas bastante aseñorado.

Pero la cosa es que aquí a las señoras, madres y hasta abuelas, se les olvidan los años, los callos en los pies y la vergüenza y el pudor que en otras ocasiones no les deja usar minifalda, para ir al estadio, o donde sea, pagar lo que sea necesario para ver un poco de cerca a quienes las hacen suspirar y gritar como colegialas hasta el desmayo.

Ni en un millón de años íbamos a lograr que  The Beatles extendiera sus giras tan a Sudamérica, pero conozco a varias jóvenes de ese tiempo, que rallaban la papa con estos ingleses y que hubieran gritado igualito que las niñas de los videos si los hubieran tenido cerca.

Varias de estas mujeres son las que me topé en la fila cuando compré la entrada; y me imagino que veré desde la tribuna a muchas que con el paso de los años, pudieron al fin cumplir su sueño de verlos en las primeras filas. No usarán faldas ni peinados voluminosos, pero gritarán mucho cuando vean a Paul McCartney( que mañana se presenta en Santiago); eso lo doy firmado.

Este video está genial