¡Amo el cine no-gringo!

Pocas veces ocurre que vas al cine a ver lo que venga y te encuentras con una sorpresa positiva.

elconcierto3560x334.jpg

Pocas veces ocurre que vas al cine a ver lo que venga y te encuentras con una sorpresa positiva. La vez anterior que fui, escogí una película muy comentada, cuyo nombre me reservo, y resultó ser una lata. Esta vez optamos por un filme no muy conocido, pero que me hizo reír y llorar como hace tiempo no me sucedía.

Se trata de El Concierto, una película francesa que si bien es de 2009, acá llegó recién este año. Como entré sin mucha fe, y pensando que sería una comedia difícil de comprender, salí encantada.

Debo decir que la imagen promocional no le hace justicia a la historia de un ex director de orquesta, que tras ser humillado públicamente en la época más brígida de la Rusia Comunista, pasa los siguientes 30 años de su vida fregando los pisos del mismo anfiteatro donde era considerado El Maestro.

Humillado a más no poder, y luego de pasar un buen tiempo alcoholizado, con el apoyo de su esposa, termina por resignarse. Hasta que del cielo le cae la oportunidad de recuperar su honor y su puesto, cuando mientas limpia, recibe un fax dirigido a su jefe, donde se le invita a realizar un concierto en Francia. Usurpar a la orquesta se transforma en su nuevo propósito, no carente de problemas, como hallar los cincuenta y tantos músicos que un día tuvo y que hoy son todos unos alcohólicos, marginales, pobretones, cuyos instrumentos ya vendieron o están muy mal, pero que luego se revela, conservan su talento musical.

Aparte, hay una historia de fondo muy dramática y linda, sobre una joven y talentosísima violinista francesa con quien compartirán escenario.

Una delicia de peli, de verdad, véanla, no se van a arrepentir. Cuando regresé del cine, lo único que quería era verla otra vez. Aparte, la música es maravillosa y el concierto mismo un momento legendario.

No puedo dejar de mencionar en este artículo otra película no gringa espectacular, a la que tampoco le tuve ninguna fe y que más encima vi antes que se estrenara en Chile online. Al año siguiente me enteré de que había sido ovacionada por la crítica y que obtuvo el Oscar a la Mejor Película Extranjera el 2009. Se trata de la japonesa Departures, que narra la historia de un músico, pero uno no demasiado talentoso, que tras cerrar su orquesta termina regresando a su pueblo natal, donde no halla ningún trabajo. De pronto, encuentra un aviso que por la descripción, le tinca que es para el rubro turístico y que ofrece un muy buen sueldo y más encima no pide experiencia. Sin embargo, comprueba que se trata de ser un arreglador de muertos para el funeral, un oficio que en Japón es muy mal visto, como lo más denigrante que alguien pueda hacer.

De todos modos, necesita ese trabajo, donde con el tiempo encontrará la dignidad, al regalarle dignidad también a sus clientes y descubre la belleza de esas despedidas. Un filme mágico, que toma un inusual tema y lo toca muy poéticamente. Súper recomendable también.

En fin, creo que amo las pelis no gringas y la próxima vez que llegue alguna al cine, la elegiré sí o sí, mal que mal, para que llegue a nuestras lejanas tierras, tiene que ser muy buena.