Sundance 2011: “Like crazy” es la cinta más indie de este año

Ayer finalizó este festival creado por Robert Redford.

cinta558x314.jpg

Entre el 20 y el 30 de enero se celebró una nueva versión de Sundance en Utah, para variar con mucha nieve. A pesar del intenso frío de este año, y de lo independiente de esta reunión, el glamour se hizo presente y lo que antes era un festival casi de jóvenes universitarios que mostraban sus cortometrajes, este año fue un espectáculo digno de alfombra roja con brillos y famosos incluidos.

Muchos criticaron que el festival se esté convirtiendo en un asunto comercial y mediático, dada la enorme cobertura que se le hace. Es que dista mucho de la idea que Robert Redford puso en práctica en 1981: un instituto para enseñar a jóvenes cineastas. Su curso consistía en subvencionar a estas nuevas promesas pagando todos los gastos y proporcionando los profesores, material técnico y el asesoramiento de grandes profesionales. El curso lo hacía en Utah y como los trabajos eran tan buenos, decidió hacer un festival en ese sitio para exhibir las películas y así creó el Festival de Cine Sundance que se realiza cada enero. A pesar de las críticas, sigue siendo el festival de cine indie más importante que existe.

Este año la película estadounidense ganadora del gran premio del jurado fue “Like crazy” (Paramount), del director Drake Doraemus, que cuenta la historia de amor entre Anna, una joven británica, y Jacob, un norteamericano, quienes se enamoran en un college y, cuando ella se ve obligada a abandonar los Estados Unidos, intentan sostener una relación a distancia. El film también se quedó con el galardón a mejor actriz, para Felicity Jones.

Es una película muy linda, que habla desde el corazón y del romance más puro que puede haber, ese que surge a primera vista y el que tienen que cuidar y mantener a pesar de que la distancia los separe. Anna y Jacob tienen que luchar por mantener ese amor perfecto que lograron, el único realmente verdadero que ha tenido cada uno. Quizá podrían decir que este es un tópico repetido, porque de hecho lo es, quién no ha visto una cinta romántica, está lleno de ellas por todos lados y sobre todo en Estados Unidos, pero la diferencia que muestra “Like crazy”, y lo que la hace bella, es la pureza de sentimientos, casi adolescentes, de sus protagonistas.

El diario El País destacó la labor de este festival que consiste en descubrir y apoyar la producción de cine independiente dentro y fuera de los Estados Unidos. A lo largo de sus versiones se han persentado cintas innovadoras como “Sexo, mentiras y vídeo”, “Una verdad incómoda”, “Precious “y “Napoleón Dinamita”, entre otros.