Chile: El mal humor del Festival del Huaso de Olmué

Y a tí, ¿qué te pareció?

f870601fernando619.jpg

(cc) terra.cl

Revisando la prensa  me entero que los tres números humorísticos presentados este último fin de semana en el Festival del Huaso de Olmué, estuvieron entre los números más vistos (en la transmisión televisiva) durante este certamen.

Por mera casualidad, aunque no estaba entre mis preocupaciones del fin de semana seguir este festival, ocurrió que pude ver estos tres números humorísticos. El viernes fue el turno de la desconocida “Doña Maiga”, una mujer que –según lo que se ha sabido- es efectivamente chilota y ya tiene cierto recorrido en algunos festivales costumbritas de esa zona. ¿Su rutina? El clásico humor del personaje rural que llega a la ciudad (o en este caso a Olmué), con muletillas, algo de doble sentido y cierta complicidad con el público. Nada muy distinto a lo que alguna vez se vio en ese mismo escenario con Gilberto Guzmán y su personaje Don Clorindo, haciendo rabiar a un Juan La Rivera que, digámoslo, no tenía ni la décima de gracia que tiene Leo Caprile –el actual animador del festival- a la hora de actuar como “bandejero” con los humoristas. Es decir, la persona que da el pie para que el cómico remate con un chiste.

El sábado subió al escenario el argentino Hugo Varela, ampliamente conocido por los chilenos gracias a sus innumerables visitas a estelares de televisión y el Festival de Viña. ¿De qué trató esta rutina de Varela en Olmué? De lo mismo de siempre. Canciones ingeniosas, instrumentos extraños, la expresividad de su rostro y la comunión con el público. En otras palabras, lo que le venimos viendo desde hace más de veinticinco años, con el eterno “Piripipí” incluido.

¿Y qué pasó el domingo? Que le tocó subir al escenario al actor chileno Fernando Godoy personificando a “Indo” una burda caricatura de un inmigrante peruano que vive en Chile. Lleno de bromas que rayan en lo xenófobo y repitiendo el esquema de recién llegado que utilizó el día viernes “Doña Maiga”, el personaje de Godoy (ya utilizado en algunos estelares de MEGA) simplemente encantó al público de la galería y –a juzgar por el exitoso rating- a millones de televidentes en todo Chile. Algo nada sorprendente, ya que sabemos que el chileno medio ama el chiste fácil y mucho más cuando este ataca a desvalidos como el inmigrante, el pobre o las minorías sexuales.

A fin de cuentas, el Festival del Huaso de Olmué tuvo tres noches de humor fácil y básico. Algo muy a la medida de lo que nuestras grandes audiencias quieren y reciben cariñosamente en este tipo de eventos. Es cierto, las jornadas festivaleras tuvieron algunos buenos momentos, como Kevin Johansen, Inti Illimani, Juana Fé y el incombustible Puma Rodríguez. Esto, además del trabajo de Leo Caprile, que podría perfectamente haber animado solo y que pide a gritos una oportunidad en escenarios más importantes. Pero, claramente, el humor de Olmué está al debe. Con más pinta de rutina de antiguos estelares de la televisión chilena que de un evento que –se supone- busca superarse año a año, para dejar de ser el pariente pobre y el preliminar televisivo del Festival de Viña del Mar.