Mujeres Primero, un matinal sin sentido

No lo recomiendo para nada.

Ayer vi entre 8.00 y 9.30 horas el matinal que La Red estrenó el 17 de noviembre de 2010 para anteceder a “Pollo en Conserva”. Al parecer a este canal le ha resultado la fórmula “conversación trivial en pantalla”, es así como “Pollo en Conserva” y “Así somos” llevan seis y cinco años al aire respectivamente a punta de charlas de living y alcohol. “Mujeres Primero” no difiere mucho de lo anterior.

El matinal es básicamente un espacio de “chacoteo” matutino donde quien lleva la batuta de la tontera es la actriz Antonella Ríos, una de las panelistas. La acompañaban en su ridiculez Andrea Hoffman, Janine Leal y la ex chica del tiempo Gabriela Zambrano, no sé por qué no estaba presente Ivette Vergara, quien se suponía era la conductora del principio. Quizá se aburrió del poco contenido y el escaso trabajo periodístico que tiene el espacio.

La primera media hora estuvo dedicada íntegramente a pelar el matrimonio fallido de Carlita Jara y Kike Acuña, un tema más que viejo, pero ellas lo hablaban como si fuera la noticia de farándula del momento. Entre las cuatro mujeres armaban y desarmaban la vida de Carlita, decían (sin ninguna declaración de por medio, por supuesto) por qué había dejado a Kike, por qué se cortó el pelo, por qué está viviendo la vida que lleva, por qué… Y agradecían, como si se tratara de su propia vida, que no hubieran tenido hijos (lo único razonable que dijeron después de todo).

Luego de una tanda comercial bastante larga para el tipo de programa (en ese tiempo pierden los escasos puntos de rating que logran) llegó una invitada encargada de enseñarles protocolo en una cena formal. Ese fue el clímax de la tontera de Antonella (medio actuado y medio en serio): derramó el agua sobre Andrea Hoffman, hizo sonar la sopa en su boca, limpió los restos de consomé del plato con la servilleta, gritó y dejó con los nervios de punta a la invitada que no entendía que eso era parte del “show”.

Después de los segundos comerciales, igual de largos que los anteriores, aparecieron las panelistas disfrazadas de enfermera, gatita, deportista sexy y miss Venezuela, todos los atuendos en tono erótico. Una actividad realizada netamente para rellenar los últimos minutos de programa, fue realmente un bonus que no tenía nada que ver con lo anterior. Después de ver eso entendí por qué los comerciales eran tan largos: necesitaban completar la hora y media de programa con algo. Un tiempo realmente excesivo para este matinal.

En definitiva es un programa desordenado, que no tiene un hilo conductor y donde cada espacio es una entidad independiente y más ridícula que la anterior. No lo recomiendo para nada, pero si quieren ver algo liviano mientras se visten en la mañana podría pasar. Está dedicado a las mujeres, principalmente a la dueña de casa que a esa hora toma desayuno, yo me pregunto ¿por qué siguen viendo a la dueña de casa como una mujer estúpida y fácil de complacer con programas de este tipo? Realmente “Mujeres Primero” las tiene sub valoradas.