Brasil se toma Santiago a mil

image0101.jpg

Santiago recibirá todo el esplendor de la cultura brasileña de la mano de cinco compañías de teatro que traerán un clásico de Shakespeare, una obra de vanguardia, dos monólogos experimentales y un espectáculo callejero al Festival Internacional Santiago a Mil.

El Festival -cuya sede oficial es el Centro Cultural Gabriela Mistral, es presentado por Minera Escondida (operada por BHP Billiton), Fundación Teatro a Mil, y cuenta con el apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

El teatro de Brasil se remonta a la época colonial y llegó de la mano de los jesuitas en el siglo XVI, quienes usaron este novedoso lenguaje para evangelizar a los pueblos originarios.

Desde entonces, el desarrollo de las artes escénicas ha estado presente en la cultura brasileña, tomándose los espacios y abriendo nuevas formas de reflexión y crítica ya que los actores venían principalmente de los estratos más pobres y se prohibía la participación de las mujeres. La primera compañía completamente compuesta por un elenco brasileño fue creada en 1833 se llamaba Niteroi y fue dirigida por Joao Caetano.

En 1975, Augusto Boal desarrolló técnicas de teatro callejero para obreros las que publicó en un libro llamado “Teatro del Oprimido”. Uno de los principales “hijos” del teatro callejero es la compañía de teatro Grupo Galpao, quienes darán inicio a la participación de Brasil dentro del Festival. Con la obra “Till: las aventuras de un héroe pícaro”, dirigida por Julio Maciel realizarán una gira gratuita presentándose el 12 de enero a las 21:00 en Cerro Navia; el 14 y 15 de enero a las 20:30 horas en el Estadio Municipal de Pedro Aguirre Cerda; el 17 y 18 de enero en la Plaza de la Constitución a las 20:00 horas y cierran en la Plaza de Quilicura el 22 y 23 de enero con funciones a las 20:30.

La trayectoria de la agrupación habla por sí sola. Con 28 años de existencia, Galpao se ha convertido en una de las compañías más importantes de Brasil. A sus sus notables particularidades –entre las que se incluyen la vestimenta de época y el maquillaje que emplean en sus presentaciones– se suma la invitación que realizan a directores “externos” a sumarse a sus presentaciones y ser guiados por nuevas miradas que les aporten mayor crecimiento a esta histórica compañía.

La cohesión del Grupo Galpao los convierte en una compañía que se distingue por recuperar la esencia popular del teatro de calle y acercarlo al pueblo, sus principales seguidores.

“Till: las aventuras de un héroe pícaro” es la historia de un joven de similares características al Lazarillo de Tormes, con un cruce con Pedro Urdemales y con todos aquellos que han debido buscarse una vida a como dé lugar.

El uso del ingenio y la imaginación hacen del pillo personaje el centro de un relato de aventuras hilarantes, grotescas y a veces sublimes. Desde su nacimiento, Till se ve inmerso en extraños encuentros con el diablo, ya que el origen de sus aventuras se ven ligadas a una apuesta entre Dios y el diablo sobre la conciencia de la Humanidad.