Un libro: “Sunset Park”, la crisis económica según Paul Auster

Los okupas del escritor norteamericano.

"Sunset Park"

-A pesar de sus 63 años, Paul Auster no para y a los pocos meses de haber lanzado “Invisible”, ya tenía listo este nuevo trabajo que estará el 9 de noviembre en las librerías de Estados Unidos, bajo Anagrama y Edicions 62. En él cuenta la historia de un fotógrafo, que le saca fotos a los okupas, de una actriz que está planificando su retorno a Broadway y de un editor que tiene como misión salvar su negocio y su matrimonio. Todos los hechos ocurren entre noviembre de 2008 y mayo de 2009, donde relata el día a día de los protagonistas además de la crisis económica de Estados Unidos, el mundo del arte y un poco de erotismo.

El nombre, “Sunset Park”, lo tomó de un barrio pobre de Brooklyn que está cerca de su casa. El escritor norteamericano dijo al diario español La Vanguardia que “cuando la economía empezó a colapsar, allá por el verano de 2008, no cesaba de encontrar en las noticias historias de gente que perdía su hogar. Decidí que quería escribir sobre alguien que es expulsado de su casa, tratar del tema de la desposesión”.

Como ésta, la mayoría de las novelas surgen de hechos reales y concretos, de noticias que leemos en los diarios de todos los días o de situaciones cercanas: cosas que le han pasado a algún familiar o a nosotros mismos. Paul Auster no se queda atrás en ese sentido, y dice que su historia comenzó porque una amiga de él, que vive en Sunset Park, le estaba dando un tour por el barrio cuando encontraron una casa abandonada, enorme, que le llamó la atención. Le tomó muchas fotos porque le gustó y en ese lugar, que demolieron al poco tiempo, metió a los okupas de su historia.

Es una historia de gente común y corriente a la que le suceden cosas tragicómicas que los fortalecen, si no los matan antes, claro. Paul Auster sigue escribiendo en máquina de escribir, pero dice, en la entrevista al diario español, que no le complica la tecnología y que está a favor del libro electrónico. “Estoy a favor de todo lo que implique promoción de la lectura”, señala.