El encanto del cine francés

Amelie y Hors de Prix son algunas de las que recomendamos.

amelie-1.jpg

Soy realmente fanática del cine. Me sé los nombres de actores y películas, series, montones de datos triviales que estoy segura, ocupan un espacio en mi cabeza que debería estar destinado para cosas más importantes. Sé de citas famosas, escenas, quién hizo qué y cuándo y así. Mis amigos por lo general aprovechan esto para la típica pregunta: ¿Quién es tal actor? O ¿Qué película vimos en tal parte? Etc. Ojalá tuviera la misma buena memoria para otras cosas. Pero en fin.

En general lo que más veo son películas gringas. En menor medida, cine español, latinoamericano y asiático, y ya muy poco, cine francés. Pero es curioso porque cada vez que pillo alguna película francesa me maravillo tanto y me dan ganas de ver más. Claro, el problema es que siempre esto sólo queda en las ganas.

Para mí, la película francesa que más me gusta es Le fabuleux destin d’Amélie Poulain (2001) o sólo Amélie como se conoce acá, con Audrey Tautou en el papel que la lanzó al mundo del cine internacional. Me gusta que la trama sea rara pero simple y que tenga una voz en off. Me encantan los narradores y si más encima hablan en francés, tanto mejor. Otra película de Audrey que es muy buena y que la recomiendo es Hors de Prix (2006) sobre una caza fortunas que conoce a un botones pobre que pretende ser huésped del hotel donde trabaja, comedia romántica al estilo francés.

Una vez en el cine arte Alameda vi Le Couperet (2005) sobre un hombre de mediana edad que queda cesante y después de una extensa búsqueda infructuosa de trabajo decide asesinar a los otros postulantes para mejorar sus posibilidades. Humor negro genial… pero francés.

Bienvenue chez les Ch'tis

Y ahora último vi la sinopsis de Bienvenue chez les Ch’tis (2008). Esta película trata sobre un empleado que intentando trasladarse a la Rivera Francesa para animar a su deprimida mujer, termina solo en el norte de Francia, a Bergues, conocido por su mal clima y sus extraños habitantes. Franceses riéndose de franceses. Al parecer es la película francesa más vista en su propio país. ¡Mala no debe ser!

Sé que no tiene mucho que ver, pero ya que estoy comentando películas francesas, aprovecho de mencionar una película sueca llamada Lust och fägring stor (1995) que acá llegó como “La belleza de las cosas”. Me acuerdo que la vi en el cine arte Tobalaba y me impactó cómo el alto contenido erótico no es lo más destacable. Se trata sobre un romance prohibido entre una profesora y su estudiante 22 años menor que ella, en los tiempos de la segunda guerra mundial. Los romances prohibidos siempre han sido una debilidad.

Ojalá pille más cintas de Francia ya que tienen toda una estética muy atractiva y cuando son comedias me gustan más porque es un respiro del típico humor gringo al cual estamos tan acostumbrados (igual me gusta pero hay que variar un poco). Además, siento que aprovecho de turistear por París desde la comodidad de mi sillón.

Le fabuleux destin d’Amélie Poulain

Hors de Prix

Bienvenue chez les Ch’tis

Lust och fägring stor