“Celda 211” arrasó en los Goya 2010

(c) Premios Goya

Ayer el cine español se vistió de gala para premiar a sus realizadores. Este año Daniel Monzón fue elegido como Mejor Director en los Premios Goya 2010 por su película Celda 211. Este filme se llevó ocho galardones, de las 16 nominaciones que tenía la cinta, entre ellos Mejor Película y Mejor Interpretación Masculina Protagonista.

Ágora, dirigida por Alejrando Amenábar, fue la otra estrellas de la noche, de sus 13 candidaturas, se llevó siete premios.

El encargado de dar a conocer el nombre de la Mejor Película, fue Pedro Almodóvar, que hace años no pisaba el escenario de los Premios Goya. Pero el director se reconcilió con la institución y el público se puso de pie para aplaudirlo cuando apareció. “Tienen un director muy pesado”, dijo Almodóvar, refiriéndose a Alex de la Iglesia.

Yo pensé que Los abrazos rotos, de Almodóvar, se llevaría más premios. Tenía cinco nominaciones y sólo obtuvo Mejor Música Original. Así, Penélope Cruz no se llevó el Goya a la Mejor Interpretación Femenina Protagonista, se lo ganó Lola Dueñas por su rol en Yo, también. La Mejor Actriz Revelación fue para Soledad Villamil, por su papel en la co producción hispano-argentina El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella.

Esta película obtuvo dos Goya, también ganó Mejor Película Hispanoamericana, en esta categoría una de las nominadas era la cinta chilena Dawson, Isla 10 de Miguel Littin. El secreto de sus ojos iba como una de las apuestas de la noche, tenía ocho nominaciones, entre ellas Mejor Película, Mejor Director y Mejor Interpretación Masculina Protagonista, por el papel que interpretó Ricardo Darín. El actor argentino fue vencido por el rol que desarrolló Luis Tobar en Celda 211.

El baile de la victoria, de Fernando Trueba, era otra de las favoritas con nueve candidaturas, pero no obtuvo ningún Goya. Estaba nominada a Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Interpretación Masculina de Reparto, nuevamente por el rol de Ricardo Darín, pero le ganó Raúl Arévalo, por Gordos, de Daniel Sánchez Arévalo, que tenía ocho nominaciones.

Ahora hay que ver cómo se reflejan estos premios en los Oscar, que se realizarán el siete de marzo.