Jóvenes directores chilenos arrasan en el Festival de Rotterdam

(c) Festival de Rotterdam

Qué buenas son las noticias que hablan de realizadores chilenos jóvenes y más si les va bien. Es el caso de Christopher Murray y Pablo Carrera, ambos directores audiovisuales de 25 años, que están presentando su película Manuel de Ribera en el Festival de Cine de Rotterdam. En Holanda ya ha sido vista por un millón de espectadores en sus primeros días de exhibición.

La gracias del filme, es que el guión lo escribían mientras estaban rodando, casi como un ejercicio de improvisación. Murray y Carrera se ganaron el concurso L90 Cine Digital. El certamen exigía innovar en el lenguaje o la producción. Así escribieron, grabaron y editaron en el mismo lugar para que el proceso de creación estuviera en la propia película y sin una narración tradicional.

Así artieron a una isla de la Patagonia a filmar durante tres semanas las historia de Manuel, un hombre que llega a habitar una isla que heredó. El lugar no tiene nada y en él, Manuel trata de fundar una comunidad para satisfacer sus ansias de poder. Los protagonistas son Eugenio Morales y Samuel González.

Este es el primer largometraje de los recién egresados directores de la Universidad Católica. Fue una coproducción de Jirafa, Zoofilm, L90 cine digital y El Buen Tiempo.