Carta de Sebastián Silva, director de “La Nana”

sebastiansilva.jpg

(cc) Luz Prieto

Estimados, ante los últimos dimes y diretes de la polémica en torno al Oscar, que enfrentan mediáticamente dos películas chilenas, creo pertinente señalar que ésta no ha sido iniciada ni promovida por la producción de la película “La Nana”, que he dirigido. Sólo he dado mi opinión y he respondido honestamente cuando se me ha preguntado.

A estas alturas, lo que era un legítimo debate se ha transformado en algo desproporcionado, que le hace muy mal al cine chileno y a los que pretendemos vivir de él.

Siento que en algunos sectores se está intentando utilizar esta situación de manera política. La gente involucrada en “La Nana” y yo, nunca hemos opinado que la nominación de la película de don Miguel Littin fuera un acto de corrupción. Simplemente sentimos que fue un error. En su momento manifestamos nuestro desacuerdo con los mecanismos con que se realiza, pero no dudamos de la buena fe de quienes tomaron la decisión. Estamos conscientes, desde hace un buen tiempo y luego de hablar con Don Miguel, que esto es irrevocable y, por lo tanto, no estamos destinando esfuerzos, de nuestra parte, en ello. Si existe un grupo de personas que defienden nuestra película e intentan cambiar las cosas, nos sentimos apoyados pero, al contrario de lo que ha declarado el señor Andrés Wood, sabemos perder y no pretendemos gastar energías innecesariamente ante hechos consumados.

La prensa ha señalado que don Miguel Littin dijo que yo, entre otras muchas cosas, “le amenacé con amigos poderosos”, amigos que desconozco. En una reciente conversación telefónica, don Miguel me aseguró que sus palabras fueron malinterpretadas y sacadas de contexto y no tengo razones para dudar de ello.

Por mi parte, y en nombre de la película “La Nana”, doy por cerrada esta polémica, que tanto daño hace a una industria tan pequeña y frágil y le deseo, por lo demás, mucha suerte a la película que nos representa en la Academia.

atte.

Sebastián Silva
Director de “La Nana”