Winehouse vuelve con todo menos música

amywinehouse-2.jpg

Hace algunos años descubrí una cantante increíble. Su tono de voz me hacia recordar a Lauryn Hill pero se notaba su estilo desafiante rebelde sin causa a diferencia de Lauryn que es una dama rebelde con argumentos.

Entonces, esta nueva voz me llamó mucho la atención y con una corta investigación descubrí que era Amy Winehouse, cantante inglesa adicta a ¡todo! No puedo negar que al principio la encontré chora o cool, pero con el pasar del tiempo comenzó a darme lástima. Verla sin dientes, delgadísima, con la cara demacrada y llena de heridas ¡horrible! Pero su música me sorprendía cada vez más.

Aún me gusta mucho sus canciones y tono de voz, pero no puedo sentir más que pena por ella por como ha tomado su vida, imagínense podría hacer todo. Desde desarrollarse profesionalmente hasta hacer un aporte a la sociedad ayudando a quienes más lo necesitan.

¡Pero bueno! Hace algunos meses se fue a una isla en el caribe para rehabilitarse luego de mil espectáculos fuera del escenario, peleas, arrestos y caras ultra distorsionadas.

Hoy Winehouse está de vuelta, se supone que se encuentra más recuperada, incluso tiene un médico medio brujo que la acompaña a todas partes, se puso unos implantes de 39 mil euros los que mostró sin pudor en la gala de los premios Q en Londres y para variar volvió con su ex marido Blake Fielder-Civil, la peor influencia que podría tener. Este chico es el ex de la modelo Kate Moss con quien también tuvo una relación amorosa llena de drogas.

Esta vuelta a escena promete muchos más chismes y controversia pero de nuevo disco nada, una lástima.