Todos a Coro, carnaval de estereotipos

Estoy asistiendo a la inauguración de un nuevo reality/concurso de TVN: “Todos a Coro” y hay tanto que comentar que no sé por dónde empezar.

Podemos pelar a los participantes, a los capitanes, a los animadores, al jurado, al sonido, a la producción, a lo que quieran. Pero si tratamos de hablar de todo no terminamos más, asi que creo que es sano ir de lo general a lo particular.

Pues bien, a nivel general, “todos a coro” es un carnaval de estereotipos.

Tenemos un equipo de estilistas amanerados, otro de italianos romanticones, otro de futbolistas buenos para la pachanga, otro de abuelitos alolados y así. Invente el suyo: el equipo de los irlandeses borrachos y pendencieros, el equipo de los carteros bolseros, el equipo de los taxistas que insisten en conversar, el equipo de los malos jefes que no dominan su disciplina ni cantan tampoco (pero saben del negocio) y así sucesivamente.

Es imposible saber si es un mal accidente y hay que condenarlo, o fue hecho a propósito y hay que felicitarlos, pero de que resultó asi, así resultó.

Como dije al principio, este es un programa del cual podemos escribir 10 columnas, y no quiero intentar condensarlas todas en este artículo. Baste comentar aspectos que me han llamado la atención como:

  • Que la dupla Araneda Doggenweiler mantiene su mística y se complementa a la perfección. Muchos se han preguntado cómo debe ser la relación entre dos animadores: ambos hiperventilados como la dupla Tonka Tomicic/ Sergio Lagos o uno retraido y otra desperfilada como Camiroaga/Oneto. No busquen más, Araneda Doggenweiler FTW.
  • Que en un programa de estereotipos el jurado se esfuerza en ser estereotipado. Un viejo erudito pero tacaño con el puntaje, un gordo buena onda que regala las notas, un pelado de perfil incierto pero resignado, y finalmente una mujer fuerte que en cualquier momento cachetea al gordo o al viejo. Mucho ojo con esto último porque Tati Penna también canta y como todo cantante amateur jura que lo hace bien: la gente que no sabe juzga con crueldad. Ojo también con una “broma” que le tiró a DJ Mendez que aludía a gendarmería. No la entendí pero no me pareció de buen gusto.
  • En el equipo italiano hartas caras de la colonia… Egidio Bonfanti, Anita Oddone,  Andrea Tessa y Karen Doggenweiler estuvieron en la Scuola Italiana.  Lástima que teniendo un buen solista hayan elegido un tema tan desagradable como el de Bocelli. No me acuerdo como se llama, pero ya saben cual, porque es el único que canta. ¿Se nota que Bocelli me repugna? Encuentro que un tenor no puede parecerse a Nacho Libre:
  • DJ Mendez vive en un planeta paralelo. A lo mejor ese planeta paralelo es Suecia o a lo mejor simplemente está chalado, porque la manera como plantea a su equipo es de viejos tan alolados que resultan de mal gusto, como la vieja que dijo que no se acordaba con quien había perdido la virginidad. Por favor señora, no ve que hay gente comiendo a esa hora? Segundo, otro ejemplo del autismo de DJ Mendez es que los hace cantar We Will Rock You de Queen (o Queens según el viejito del jurado). Esa canción está hecha para Freddie Mercury y pocos cantantes profesionales la ejecutan con justicia… qué queda para esos pobres viejos que apenas podían recitarla.
  • Flor Motuda es un genio pero con el equipo que le tocó, los modelos, se nota incómodo. Es un equipo con gente tan extraña como Pablo Schilling que sólo modela trajes de baño porque ya no le cabe ninguna camisa a menos que se la mande a hacer. La modelo de show de goles que es como la Daniela Castillo del pueblo. El nieto de Andrés Rillón que también vive en otro planeta, pero hereda el sentido del humor: es solista y no canta una mierda. Para seguir con el sui generismo, Flor Motuda los viste de A Chorus Line mezcla con una batucada. Nota aparte, en el casting una modelo cantó un pedazo de Lilium, el intro de Elfen Lied… eso le gana mi amor eterno. Bueno… eso y el forro que se gasta. Gracias a nuestro lector Felipe supimos que la niña es Jennifer Boldt y les dejamos un video aficionado del tema completo. Increíble.

  • El equipo de Cecilia Echeñique -los ecuménicos del ritmo- sale adelante igual que ella cuando se dedicaba a eso: cantando temas fáciles, planos y parejitos. “Sólo le pido a Dios” le sale bien hasta a León Gieco.
  • El grupo de María Ximena Pereira -los futbolistas pachangueros- cantando un tema de Los Decadentes que es usado por las barras bravas… no puedes ser mucho más estereotípico que eso en este mundo. Pero faltó el Guatón Santibañez haciendo de tenor. En fin, el destino nos quitó a locutín y a Pavarotti. Bueno, el destino y el medio kilo de mantequilla que se comían al desayuno.
  • El equipo de Miguelo -los chicos reality que no clasificaron a 1810- está de lujo. Con un tremendo cantante como Longhi de Protagonistas de la Musica, una mujer exhibicionista como la recluta Gallego, la mitad del Juego del Miedo (Total igual cobran cheque hasta junio) y bueno, todos capitaneados por un cantante que tuvo UNA canción. Ok si contamos “pónganse las pilas” tuvo dos.
  • El equipo de los Reos Cantores de Viena es encantador, casi dan ganar de exigir que los liberen a todos. Al menos eso de la pantalla hacia afuera. Tras bambalinas seguro intentaron violar a Nicole pero no lograron sacarle los pantalones de cuero que tiene apernados desde los años 90 como una segunda piel.
  • Si alguien se pregunta por qué Alvarito Salas regala las notas, le tengo la respuesta: es porque no presta atención a la presentación… pasa todo el rato intentando inventar un chiste temático. Igual tuvo dos chistes no buenos pero sí ingeniosos.

Hay mucho para escribir, mucho que descuerar, mucho tema de conversación en diversos tonos de crueldad. La verdad, creo que este programa no da para escribir una columna semanal pero les prometo escribir al menos una vez más, porque hoy ando demasiado políticamente correcto y guardaré otras tallas para un día en que ande más cruel.

PD: Saludos a Jilarilarieh, suerte con los BJ.