Teleseries Intrascendentes

La guerra de las teleseries se convirtió en la pelea de papelitos lanzados con lápices, típica de los recreos: sin importancia, sin reglas, sin un objetivo, sin una línea a seguir y a más de alguno hasta le molesta.

Recuerdo con nostalgia cuando las TELESERIES de verdad como Marta las 8, La Última Cruz, La Torre 10, Semidios, entre otras, nos daban un ejemplo de un trabajo bien hecho, de algo bien pensado, con una trama principal y tal vez algunas historias paralelas con menos importancia en sí pero con implicancia fundamental en el hilo principal. Los actores eran realmente buenos actores y más que por pinta, tenían sus papeles por talento.

Son otros tiempos, vivimos apurados, casi no pasamos en las casas y en algunos casos las personas no quieren involucrarse con tramas densas, con melodramas complicados. Es por eso que tiendo a pensar que las teleseries se convirtieron en comedias livianas y baratas. De esas que dejas de ver uno o 10 capítulos y no te perdiste de nada. Además, los canales no se esfuerzan en mejorar o hacer algo realmente bueno, o copian tramas o, como comenta mi colega Takahama, le entregan la responsabilidad al público. ¿Qué clase de creativo le entrega la responsabilidad más grande de una teleserie, aparte de la trama, al respetable? Y lo peor, ¿quién dio por ganador a ese nombre? Si hasta me imagino al Pollo Fuentes haciendole propaganda!!! En el otro extremo tenemos a los creativos de TVN mirando series argentinas para copiar. No me extraña que la próxima teleserie del 7 se llame Gigante Papá o Grande Apá, con Pancho Reyes como Arturo y Claudia Di Girólamo como María.

Lo mejor de todo es que tengo cable y puedo disfrutar, a esa misma hora, de Dr. House u otra serie que, aunque repetida, de seguro está mejor lograda que nuestra Comedias de la hora Prime.

KnightBlues

PS: Lewis, saluda al menos MRC