Cine Arte Normandie te invita a escribir

Cuándo Hasta el 31/03Enviar textos a [email protected] Para consultas también.Condiciones E

[ficha]”Salgo del Normandie y camino por calle Tarapacá hacia el poniente. Cae la tarde con su luz tenue reflejada en los edificios, anunciando el lento entrar de la noche en Santiago. Camino sin prisa, “masticando” algunas escenas de la película y en los rostros de aquéllos que estaban en la sala del cine y que ahora caminan con distinto rumbos y prisas. Me imagino que todos vamos, absortos en nuestros pensamientos, luego de la pausa cinematográfica, que como la brisa fresca, cambia el ritmo de nuestras existencias, aunque sea por un par de horas”¦ (Extracto del cuento “La brisa del paseo Bulnes”, de Juan Marcelo Balboa, psicólogo y amigo del cine)

Y este otro:

“Una, tal vez dos tardes de domingos al mes, mi abuela colmaba un bolso de cuero negro con panes de jamón y mantequilla, y partíamos al añoso cine rotativo del barrio que exhibía hasta tres películas al hilo. Allí, ataviados con chaquetillas de dorados botones, nos recibían elegantes acomodadores, que te hacían ingresar en los hipnóticos espejismos concéntricos que irradiaban sus linternas mágicas en el piso, e iban horadando las tinieblas que volvían invisibles a los espectadores que repletaban las butacas”¦ (Extracto de “En los ojos humo, en el corazón hielo y cine”, de Carlos Rojas, relato homenaje a Sergio Salinas, fundador del Normandie, fallecido recientemente.)

¿Por qué estos cuentos? Porque queremos entusiasmarte para que hagamos un libro de creación conjunta. Te invitamos a escribir y que nos envíes un cuento, un ensayo, reflexión, poesía, crónica, etc., en que el Cine como arte, espacio, experiencia, emoción, idea, esté presenté como eje del relato. No queremos críticas o reseñas de películas, que para eso estamos nosotros; sí, la historia de lo que a ti te pasó viendo aquel filme: “y al finalizar el filme estaba tan emocionado, que corrí a casa, feliz como perro con pulgas circenses”¦” O bien: “En este ensayo doy cuenta que, siendo el ver cine una experiencia subjetiva, se constituye en una compartida que nos permite mirarnos”¦ y bla, bla, bla”¦ O tal vez:” tarde gris/ la pobre reclina su butaca/ su boca pare gemidos/ risillas timoratas/ sus ojos cautelan fotogramas / pausas/ escenas en que la pobre vive y muere feliz/ (cierto, el poema no es bueno & ¡salud poetas!- pero valga a modo de ejemplo”¦)

Haremos una selección y la editaremos. Aquí no hay concursos, ni premios, tampoco primeros lugares o menciones honrosas, aquí, estimados (as), hay una cosa sencilla: una intención de comunicarse y de generar espacios para hacerlo, nada menos y nada más que pretextos &en este caso literarios- para encontrarse con otros aun cuando no los conozcamos (asunto que no es impedimento para hacerlo luego)&y eso sería.

El costo de la edición se financiará con la adquisición del libro por parte de los mismos escritores que hayan incluido sus textos (poca cosa: 1.000, 2.000, ya se verá). Así tendremos ante nuestros ojos un libro que llevará tu escrito junto al de 100, 200 personas más, compartiendo miradas al mundo externo e interno, intentos”¦

¡A teclear entonces, que para poder hojear el libro se necesita que el índice señale que tu escrito se lee en la página”¦!