Ideas para hacer una oficina en casa durante la cuarentena

Buscar un espacio donde puedas tener privacidad y tranquilidad es lo primero en la lista.

Necesitas una oficina pero estás en casa. Y todo parece indicar que así será por un buen tiempo ya que los expertos aún no aclaran cuándo se terminará la cuarentena. Es tiempo de sacar tu talento como diseñadora de interiores y hacer una renovación.

Una de las claves para aumentar la productividad en el teletrabajo es tener tu espacio sagrado donde podrás darle continuidad a tu rutina laboral y que deberás acompañar con otros hábitos tal cual cambiarse de ropa o armar una agenda; pero para el acondicionamiento no necesitarás echar mano de cosas extraordinarias.

Reordenar tu casa durante la cuarentena puede ser la mejor inversión de tiempo libre

Comienza haciendo una lista con los espacios que te gustaría renovar y distribuye los deberes.

Punto de partida

La creatividad es fundamental para crear tu propia oficina en cuarentena. Si las ideas no te fluyen con facilidad puedes explorar en sitios de inspiración como Pinterest o visitar las páginas oficiales y redes sociales de especialistas en el área.

Tras esto, es importante definir qué tipo de trabajo harás. ¿Escribirás en la computadora o necesitas una gran mesa para armar manualidades? Estas son preguntas claves para comenzar la adecuación y podría ayudarte hacer una lista con las cosas imprescindibles que debería tener, así como asegurarse que tenga acceso a los servicios que necesitas tales como el internet o la línea telefónica.

Hacer una oficina en la casa durante cuarentena Busca en internet ideas para inspirarte y sacarle el máximo provecho a lo que tienes. - Pexels

Lo más recomendable en estos casos es que sea un sitio con buena iluminación y apartado de las zonas más bulliciosas del hogar, si vives con otras personas. No es lo mejor  un rincón de tu cuarto o de la sala donde hayan muchos distractores. Si te encuentras en un lugar pequeño y no queda de otra, limpia y pon orden en toda la habitación.

Traslada todas las cosas que necesites a ese mismo espacio para que así no debas perder tiempo y concentración buscándolos y echa mano de un mueble de almacenamiento tal cual un estante, un pequeño armario o hasta una caja.

Después lo que queda es ponerlo a tu antojo ya que estarás varias horas del día ahí. Busca un asiento cómodo, una mesa de escritorio con las dimensiones correctas para ti, cuadros u objetos decorativos para potenciar tu creatividad pero tampoco la sobrecargues para que no te distraigan.