3 formas divertidas de animar la fiesta de Navidad

Adivinanzas, dramatizaciones, intercambios y karaoke son buenas ideas para que tu fiesta de Navidad familiar sea memorable.

La noche de Navidad es una de las más esperadas, no solo para los pequeños sino para los grandes de la casa. Hacerla única es el deseo de todas las familias, pero, para muchos, termina siendo siempre muy rutinaria.

No basta con estar junto a tus seres queridos y comer una deliciosa cena, hace falta un toque de creatividad para marcar la diferencia.

Te dejamos algunas ideas para que la diversión sea la invitada de honor:

Incluir dinámicas

En una caja o recipiente, introduce el nombre de los invitados por separado. Luego de revolver muy bien, cada quien toma un papel.

La intención es hacer una dramatización que represente a la persona que le tocó, resaltando sus cualidades, mañas, dichos, forma de hablar, incluso, podría colocarse un atuendo o accesorio que dé una pista de quien se trata.

El resto del grupo adivinará el personaje y, si no, el actor cumplirá una penitencia (un baile alocado, llorar como un bebé, sentadillas o lo que le pidan).

Otra opción es jugar a las adivinanzas, pero con temas o frases que identifiquen a la familia.

Se pueden formar dos o tres equipos, dependiendo de la cantidad de personas.

En cada ronda, solo uno podrá leer la respuesta. Será el encargado de escenificarlo, en un tiempo determinado (1 o 2 minutos).

El grupo que más puntos acumule será el ganador.

Intercambio de regalos: los ladrones

Los intercambios suelen ser muy predecibles y, en la mayoría de los casos, algunos terminan enterándose de quién le da a quién.

Existe otra manera de hacerlo: cada integrante compra un regalo unisex. El día de la reunión se hace un listado de números comenzando desde el 1. Por ejemplo, si hay 15 personas, el conteo será hasta el 15.

Cada uno tomará un papel que le indicará el orden en que le toca elegir.

Todos los regalos deben estar en una mesa principal o un espacio visible.

El primer lugar escogerá el regalo que mejor le parezca y lo destapará.

El segundo tomará otro y podrá decidir si se queda con él o le ‘roba’ al anterior.

Así sucesivamente, hasta llegar el último, que será el más afortunado porque podrá quedarse con el obsequio que le quedó o con el que más le haya gustado.

Cantar karaoke

Hacer un ‘concierto’ familiar con un repertorio de canciones de diferentes géneros y épocas suele ser muy divertido.

Incluir coreografías improvisadas y premios sirve para animar a los cantantes a que afinen sus cuerdas vocales.

5 razones por las que bailar es el mejor antidepresivo

Bailar puede ayudarte a recuperar el balance en tu mente y cuerpo

Te recomendamos en video: