Escritorio perfecto: consejos para tener un lugar armónico y mejorar la concentración

Es imprescindible que nuestra zona de trabajo esté decorada, ordenada y preparada para ayudarnos a trabajar.

Perder la concentración y no ser capaz de centrarse en una tarea es un problema muy común en el trabajo o donde realizas tus labores.

¿Qué influye en nuestra concentración?, prácticamente todo lo que está a nuestro alrededor. Desde una fotografía en la mesa, un anuncio que nos salta en la pantalla del computador o una mosca que curiosamente pasaba por allí.

Cualquier distracción puede hacer que dejemos el trabajo a un lado durante unos minutos. El problema es que después es mucho más difícil recuperar la concentración.

Si la falta de concentración en el trabajo te afecta, existen aspectos que puedes aplicar para intentar arreglar este problema.

Te brindamos algunas herramientas y consejos para construir un espacio “armónico” si queremos potenciar nuestra concentración:

Elige el mejor color

Para empezar, un factor que a menudo pasamos por alto pero que influye en nuestro estado mental es el color que nos rodea. La realidad es que algunos colores nos afectan mental y emocionalmente.

Si quieres un espacio armonioso se recomienda el color blanco porque favorece la concentración y actividad mental. El blanco, al ser un color neutro, limpio y muy luminoso, nos ayuda a centrar la atención.

Los tonos azules y grises claros porque son especialmente indicados en oficinas y lugares con estrés. Pero, si tenemos que generar nuevas ideas: Los tonos verdes favorecen la creatividad, la concentración, la relajación y el trabajo individual.

Mantén todo ordenado

Siempre debes intentar mantener tus herramientas de trabajo ordenadas. El escritorio debe estar lo más limpio posible, teniendo sobre este solo los elementos necesarios. Para empezar, busca la manera de quitar u ordenar todos los cables que tienes sobre la mesa.

También ten en cuenta que conviene apostar por usar un mobiliario básico sin recargar el espacio, si te cuesta concentrarte, un escritorio rococó no es la mejor opción. Es adecuado que uses pocos muebles, pero que sean amplios para que te permitan tener espacio libre y almacenar todo lo necesario.

La luz es fundamental

La iluminación es imprescindible para trabajar. Si la luz es natural, mucho mejor. Aprovecha todo lo que puedas el sol, pero procura que no incida en tu escritorio de frente, sino de costado.

Si acostumbras a trabajar de noche o en tareas muy minuciosas, es indispensable tener una lámpara de escritorio dirigida a la zona de trabajo.

Otros elementos favorables

Hay una serie de elementos que pueden ayudarte a potenciar tu atención sin distraerte. Las plantas son muy importantes porque ayudan a tener la mente activa y motivada, y además dan sensación de paz y tranquilidad.

Una investigación de la Universidad Estatal de Washington concluyó que las plantas pueden llegar a aumentar la efectividad laboral hasta un 15%.

Por otro lado, el agua ayuda a que el trabajo y la concentración fluyan. Si descubres que seguir este tipo de consejos ayuda a controlar tu concentración, el siguiente paso es probar técnicas de decoración como el Feng Shui, que te añadirá estabilidad emocional y sensorial.

Qué otras actividades pueden ayudarte a mejorar la concentración:

– Mantener una rutina, acostarse siempre a la misma hora e intentar dormir el mismo tiempo.

– Comer sano y hacer deportes.

– Buscar algo de tiempo libre para relajarse, meditar, hacer yoga, y cualquier otra actividad que limpie nuestra mente de pensamientos que no deberían estar en el trabajo.

– Igualmente, la tranquilidad, el descanso y la falta de preocupaciones son imprescindibles para conseguir una concentración perfecta.

Te recomendamos en video: