Decorar la casa y comprar obsequios de Navidad te hacen más feliz, según un estudio

Eres de las personas que disfrutas decorando la casa con adornos navideños y compras de obsequios para amigos y familiares.

El psicoanalista y fundador de MindFixers, Steve McKeown, afirmó que colocar la decoración de Navidad y comprar obsequios a nuestros familiares y amigos nos hace generar más endorfinas.

¿Eres de las que disfruta decorando la casa con adornos navideños y comprar obsequios? Si eres así seguro serás una persona muy feliz. La ciencia ha probado que decorar el hogar nos llena de alegría, nostalgia (positiva) y, por lo tanto, generamos más endorfinas en nuestro organismo.

En una entrevista para Unilad, el psicoanalista y fundador de MindFixers, Steve McKeown, afirmó que colocar la decoración de Navidad y comprar obsequios a nuestros familiares y amigos nos hace más felices.

¿La razón? Según sus análisis, en un mundo en el que el estrés y la ansiedad forman parte de nuestro día a día, deberíamos buscar las cosas o actividades que nos llenen de positividad. Así, la Navidad (por lo general) hace que evoquemos momentos de la infancia en los que éramos felices, y empezar a decorar la casa alarga temporalmente esas emociones.

Esa decoración funciona como vínculo entre tu “yo actual” (estresada o tristona) con “tu yo de la infancia” (feliz por recibir los regalos que nos entregaban años atrás), y hace que estés un poquito más contenta, durante un período más largo de tiempo.

Igualmente, estudios de la Universidad de Southampton (Reino Unido) indican que quien da el regalo se siente especial al entregarlo, y busca de igual forma que la persona que lo recibe se sienta valiosa y alegre.

Un regalo suele ser más positivo para la persona que lo da, pues le genera felicidad y bienestar, según apunta el Journal of Experimental.

Otros estudios apuntan que cuando se da un obsequio se activa el hemisferio cerebral derecho al dar un regalo a la persona apreciada. El hemisferio cerebral derecho está asociado con la generosidad, creando así un estado de bienestar en quien da el regalo. Así mismo, en cuanto al acto de dar regalos, en el año 2010, Elizabeth Dwun realizó estudios donde se deduce que lo adultos eran más felices cuando gastaban su dinero en otros que en ellos mismos.

Te recomendamos en video: