3 maneras de incluir huevos en tu rutina de belleza para la piel y cabello

Además de ser un desayuno increíble, puede ayudarte a lucir impecable.

Los huevos son una gran fuente de proteínas naturales, y si bien funcionan para el cuerpo, también sirven en la piel y el cabello por lo que no es mala idea incluirlos en tu rutina de belleza.

Según reseña el portal Pinkvilla, los huevos contienen ácidos grasos esenciales que pueden ayudar a humedecer la piel seca y opaca y, por otro lado, también mantienen el cabello hidratado y nutrido.

Mascarilla de té verde y miel para un rostro brillante

Esta mascarilla hidratará también la piel de tu rostro.

Por eso te traemos tres maneras de incluir este ingrediente en tu rutina de belleza para lucir increíble de manera natural.

Para piel grasosa

Las claras de huevo son las mejores para cerrar los poros, lo que las convierte en un ingrediente perfecto para tratar con la piel grasosa.

Mezcla la mitad de una cucharadita de limón a una clara de huevo y bate hasta que se vuelva espumoso. Aplícala en tu cara y déjala durante 10 minutos o hasta que se sienta seco y enjuaga con agua tibia.

Para piel seca

La yema de huevo está llena de ácidos grasos que ayudan a humectar la piel y se ocupará de los problemas de resequedad.

Mezcla una cucharadita de miel y unas gotas de aceite de almendra con una yema de huevo y aplícala en tu cara por 15 minutos. Asegúrate de enjuagar bien tu cara.

Para nutrir el cabello

Esta mascarilla promete condicionar tu cabello y nutrir el cuero cabelludo.

Basado en la longitud de tu cabello, toma de dos a tres huevos, separa las yemas y mézclalas con 3 cucharadas de aceite de oliva. Aplica la mezcla en tu cuero cabello, déjala por 1 hora y luego enjuaga con agua fría.

Te recomendamos en video