5 mitos que confundes sobre la exfoliación y le restan efectividad

La frecuencia, el modo y la duración siempre causan dudas. Aquí las aclaramos

La exfoliación es uno de los pasos más importantes en cualquier rutina de belleza puesto que remueve las células muertas en la parte más visible de la piel dándole luminosidad y mayor absorción al resto de productos.

Por este motivo, es una actividad que no puedes saltarte en tus cuidados personales y que conviene hacer de la mejor manera para explotar sus beneficios y evitar hacer daños irreparables al órgano más grande y sensible de tu cuerpo.

El azúcar no es un exfoliante

Este es uno de los mitos más comunes y el error más repetido. Al azúcar es preferible alejarlo de tu rutina de skincare puesto que las partículas son muy grandes, lo que daña tu cutis al roce.

La razón por la que no debes usar exfoliantes de azúcar en el rostro

Descubre la manera correcta de eliminar las impurezas.

No solo puedes exfoliarte con scrub

De acuerdo con Quién, hay dos tipos de exfoliación: la física y la química. La primera es la que conocemos usualmente con geles y scrubs, mientras que la segunda se hace con sustancias que llegan a un nivel más profundo de la dermis.

Asimismo, son válidos para cualquier tipo de piel, pero al tratarse de hidroxiácidos debes obtener la asesoría de un experto.

exfoliación Mitos sobre la exfoliación. - Pexels

La frecuencia es importante

En este sentido, el balance es lo fundamental puesto que si dejas pasar demasiado tiempo se taparán tus poros pero si abusas de la exfoliación, más de tres veces a la semana, irritarás y resecarás la piel.

Este apartado depende de tu tipo de piel y el producto que uses pero la recomendación general es de una a dos veces a la semana.

No uses el mismo en tu cuerpo y rostro

Las necesidades ambas partes corporales son distintas, por lo que el rostro necesita exfoliantes más delicados los cuales deben estar finamente molidos.

exfoliación Consejos para optimizar tu exfoliación. - Pexels

Exfoliar con dureza no es más efectivo

No tiene que ver con la velocidad ni la intesidad con la que hagas tu exfoliación sino más con el producto, la minuciosidad y el cuidado abarcando todas las zonas de tu rostro con presión leve.

Te recomendamos en video: