Tres mascarillas para tratar las arrugas de manera natural

La pérdida de elasticidad de la piel se trata de la preocupación estética más grande tanto en hombres como en mujeres.

Hacer gestos con frecuencia como fruncir el ceño, los malos hábitos como el fumar, así como el tiempo y la exposición solar son maltratadores de la piel de nuestro cutis. Por eso las arrugas son una de las preocupaciones más frecuentes tanto en hombres como en mujeres. Gracias a los amigos de Antena3 te presentamos tres mascarillas para tratar este problema con productos que tienes en casa.

1.- Mascarilla de avena

Ingredientes:
• 2 cucharadas de avena en polvo (20 g).
• ½ taza de leche (100 mL).
Preparación y aplicación
Coloca la leche en fuego y déjala que hierva. Cuando haya llegado a su punto ebullición agrega la avena. Revuelve y deja que repose hasta que se encuentre en temperatura ambiente.
Entonces, lavad tu rostro con agua fría y coloca la mascarilla en el escote, cuello y rostro. Con las manos limpias realiza masajes circulares para facilitar la exfoliación de la piel. Deja que la mascarilla actúe por 20 minutos y luego retírala con agua tibia. Te recomendamos realizar este procedimiento tres veces por semana y no tardarás en ver resultados sobre las antiestéticas arrugas.

Mascarilla de miel

Ingredientes:
• 1 cucharada de harina de almendras (10 g)
• 2 cucharadas de miel de abejas (50 g)
• 1 cucharada de zumo de limón (10 ml)
Preparació y aplicación:
Mezcla todos los ingredientes en un recipiente hasta obtener una pasta espesa. En la noche, luego de quitarte el maquillaje del rostro y cuello extiende la mascarilla hasta cubrir por completo con una capa fina. Deja actuar por 20 minutos y antes de sacártela masajéate el cutis con movimientos circulares suaves. De esta manera puedes retirar las células muertas. Lava con agua tibia y utiliza esta mascarilla unas tres veces a la semana.

Mascarilla de huevos

Ingredientes:
• Una clara de huevo.
• Una cucharada sopera de maicena (10 gr aproximadamente).
• 1 cucharada de miel.
Preparación y aplicación:
Colocad en un recipiente amplio la clara de huevo, así como la maicena y la miel. Mezcla todos los ingredientes hasta formar una pasta densa y homogénea. Lava el rostro con bastante agua tibia y jabón neutro. Coloca la mascarilla y aplica suaves masajes en el área de las arrugas. Deja actuar por 15 o 20 minutos y retira con abundante agua. Este procedimiento lo puedes realizar máximo tres veces por semana y preferiblemente en la noche y pronto las arrugas comenzarán a atenuarse.

 

Lee también: Cuidado de la piel coreano de 10 pasos

Te recomendamos en vídeo: