Reduce la piel caída de los brazos con estas rutinas en casa

Además de los ejercicios debes cuidar tu alimentación y tu piel

No tienes que regalar o tirar tus  franelillas y blusas sin mangas a la basura porque tus brazos estén muy gruesos o flácidos. Hay muchas acciones que puedes tomar para mejorar esa área.

A decir de la página de CNN en español, la forma más efectiva contra los brazos flácidos es a través del ejercicio.

4 ejercicios para tonificar piernas

Los ejerciciso te ayudarán a tener unas bonitas y bien cuidadas extremidades.

De acuerdo con la entrenadora personal Jennifer Cohen, citada por CNN, hay tres ejercicios clásicos para esa zona que son: Las flexiones o pushups de triceps, los fondos dips de triceps y movimientos con mancuernas.

Estos ejercicios puedes encontrarlos en videos, para hacerlos de manera más precisa. No necesitas estar en un gimnasio, en tu casa puedes hacerlos.

Cada uno se hacen dos o tres veces a la semana dan resultados que pueden verse en cuatro o seis semanas.

Flexiones o pushups de triceps

Fondos (dips) de triceps

 

Movimientos con mancuernas

Complementos importantes

Según el portal Mejor con Salud, además de los ejercicios, el consumo de proteína es imprescindible ya que nos ayuda a nutrir y dar firmeza a la piel y la musculatura.

"Si no consumimos la suficiente proteína, el músculo se transformará en grasa con mucha facilidad".

Es muy importante elegir proteína de calidad y no exceder su consumo. El portal de salud propone comer una ración de proteína en cada comida.

 

Proteínas saludables son: carnes blancas especialmente el pescado, el huevo (la parte más protéica es la clara), leche y derivados lácteos (los más saludables son el queso de cabra y el requesón).

Las legumbres nos aportan una buena ración de proteína vegetal, económica y muy nutritiva.

Para que realmente nos aporten la cantidad de proteína que necesitamos, debemos combinarlas siempre con un poco de cereal como: Arroz integral, avena, quinoa, frutos secos al natural.

En cuanto a la piel, evita ducharte con agua muy caliente. Termina siempre las duchas con agua fría, insistiendo un poco más en los brazos. Durante el día, si es posible, remójate los brazos con agua fría.