Cinco pasos para lograr la ensalada perfecta

Por lo general este plato se presenta como principal o una guarnición (o acompañante).

Las ensaladas es uno de los más nutritivos que nunca deben faltar en cualquier dieta. Los tipos son muy variados desde frutas, verduras, hortalizas y hasta de legumbres.

Pero, hacer una ensalada parece algo simple y sencillo, pero la verdad es que tiene sus trucos y técnicas para de esta manera conseguir una comida equilibrada, rica y saludable.

Por lo general este plato se presenta como principal o una guarnición (o acompañante).

Pasos para que sea perfecta

Para que cualquier ensalada que realices sea perfecta debes seguir estos sencillos pasos o consejos. De seguro que te serán muy útiles:

Escoge las mejores hojas verdes

Existe una enorme variedad de hortalizas con hojas verdes que pueden acompañar a las ensaladas, desde la tradicional lechuga hasta las espinacas. Lo ideal es lavarlas previamente con abundante agua y escurrirlas al máximo.

Si usas hojas verdes bastante húmedas puedes estropear su sabor y textura. Demasiado líquido puede afectar el potente sabor de estos ingredientes.

Cuidado con el orden

Este paso es clave, los ingredientes pequeños (como frutos secos) siempre deben estar en la parte superior.

Debes tener cuidado al mezclar los ingredientes porque los últimos en ser utilizados pueden quedr en el fondo del recipiente.

Si no quieres que eso ocurra esta es la mejor recomendación: Reserva parte de los ingredientes más pequeños e incorpóralos tras remover el aliño o el aderezo. De este modo estarán visibles y presentes en toda la ensalada.

El punto es el equilibrio

Intenta no mezclar varios ingredientes que tengan un sabor muy fuerte, porque además de anularse entre sí harán que la ensalada resulte demasiado pesada al momento de degustarla. Puedes combinar frutos dulces con verduras y hortalizas y así tendrás una exquisita combinación de sabores.

Además de incorporar otros alimentos como el pavo, el pollo y el jamón, en el caso de las carnes; o el salmón ahumado, la caballa o la merluza desmigada en el caso de los pescados.

Mezcla los sabores

También es vital que los sabores encajen en la ensalada, y que haya algunos suaves y otros más fuertes.

Puedes combinar las hierbas aromáticas con quesos suaves, o las frutas ácidas, como la naranja, con otros sabores como los de los frutos secos o el tomate. El contraste, si se combina bien, puede dar lugar a ensaladas nutritivas y perfectas.

La importancia de los aderezos

Que la ensalada esté rica y sea nutricionalmente completa es importante, pero también lo es que su aspecto sea atractivo.

La regla fundamental para aderezar cualquier ensalada es mezclar aparte todos los componentes antes de aplicarlos en el plato.

Busca aderezos acordes con los ingredientes de tu ensalada y no dudes en experimentar. Además del clásico “aceite, sal y vinagre”, pruebas con la mostaza, pimienta, la miel u otras hierbas aromáticas.

Batido con acelga y perejil para aumentar la energía

Esta extraordinaria bebida verde te ayudará a combatir los síntomas de la falta de energía en el cuerpo.

Te recomendamos en video: