Con estos ejercicios dile adiós al dolor que produce trabajar desde casa

Este dolor puede limitar las actividades diarias y la movilidad, además de promover la ansiedad.

¿ Tu cuerpo comienza a quejarse por trabajar desde casa? Boleslav Kosharskyy, un médico especialista en manejo de dolor, dice que, además de los dolores de cabeza, ve que la mayoría de los pacientes sufren de dolor de cuello y dolor de espalda baja. Aquí hay algunos ejercicios que puede hacer en casa para ayudar a aliviar esas dolencias, según reseña el portal Insider.

Ejercicios para el dolor del cuello 

Primero, ponte de pie, dejando caer la barbilla a su pecho y mantener la posición por diez segundos. Luego, levanta la barbilla, inclina la cabeza hacia atrás, y mira hacia el techo. Sostén esa posición durante diez segundos. Repite tres veces.

Ejercicios fáciles para aplanar el abdomen bajo. ¡Adiós llantita!

Lo mejor es que no necesitas mucho espacio ni equipo para hacer estos ejercicios

Ahora estira el cuello de lado a lado. Deja caer tu cabeza a un lado, mientras sigues mirando hacia adelante. Mantén durante diez segundos y luego cambia de lados. Repite tres veces.

Luego, gira la cabeza y el cuello para mirar por encima de tu hombro derecho. Sostén durante diez segundos, luego haz lo mismo en el lado izquierdo. Repite tres veces.

Tres poses de yoga para los dolores de cabeza

  • Ponte de pie e inclina las caderas para tocar los dedos de tus pies, o lo más cercano que puedas.

  • Planta firmemente tus manos y rodillas en el suelo. Luego, levanta lentamente las rodillas del piso y eleva las caderas lo más que puedas. Tu cuerpo terminará en una formación de V al revés. Mantén tu cabeza y cuello hacia abajo, dirigiendo su mirada entre las piernas en lugar de mirar hacia adelante.

  • Acuéstate sobre tu espalda con las rodillas dobladas y los pies plantados en el suelo. Luego, aprieta tus glúteos para levantar las caderas en el aire.

Para aliviar el dolor de espalda baja 

Acuéstate sobre tu estómago y luego ubica los codos directamente debajo de tus hombros. Inhala lentamente mientras estás en esta pose. Baja tu vientre y repite tres veces.

 

Acuéstate de espaldas con las rodillas dobladas. Lleva las rodillas hacia el pecho y agárrelas con las manos. Mantén esta posición aplicando algo de presión apretando las piernas en tu torso, y sujétate unos segundos. Suelta las rodillas, regresa a la posición inicial y repite diez veces.

Te recomendamos en video